Jueves 28 de mayo, 2020
  • 8 am

Latidos 4-4-2020

Diario

SIN FIEBRE Y/O TOS

Así reza el cartel que se colocó en la emergencia del Hospital Salto para que los usuarios que tengan fiebre o tos no consulten en la emergencia y lo hagan en el consultorio móvil que está al lado del servicio. Esto es para evitar que aquellas personas que pueden tener el virus Covid-19 no contagien a otros que están en la emergencia. De esta manera se canalizan los “casos sospechosos”, hacia el container que deriva a la persona al aislamiento en caso de ser necesario.
ASÍ, IMPOSIBLE
Quedarse en casa es quedarse en casa y punto. No es quedarse de a ratos o tomarse unos días de licencia. Todo esto viene a que se continúa observando en predios deportivos de toda la ciudad que hay personas jugando al fútbol, niños corriendo y haciendo confraternidad. Por otro lado, en las canchas de Fútbol 5 se siguen juntando personas a charlar y a jugar. Sin ir más lejos, trabajadores del Frigoirífico Somicar, se ampararon en planteo del sindicato de la carne de parar las actividades por varios días debido a la pandemia pero sin embargo se fueron de campamento. Inadmisible. Así no se saca al país adelante.
PREOCUPACIÓN DE MUNICIPALES
Se empezó a escuchar de la preocupación de los funcionarios de la Intendencia sobre si van a cobrar sus salarios en un futuro próximo, en parte por la situación financiera de la comuna y por otro lado la enfermedad coronavirus. Al respecto, un lector comenta lo siguiente: “Como trabajador entiendo la preocupación de los municipales. El tema es que está instalado en la calle el pensamiento que los trabajadores de la comuna están más predispuestos a no trabajar, a que ir a cumplir con sus obligaciones laborales. Solo basta pensar en los choferes del transporte urbano de pasajeros que, habiéndose tomado todos los recaudos, no cumplieron con su función en determinado momento. Son los mismos que cuando juega Uruguay paralizan el servicio. ¡Dónde se vio! Entonces, me parece, están mostrando una imagen que puede llevar a pensar, al contribuyente, de si vale la pena pagar los impuestos”.
PREOCUPACIÓN MUNICIPAL (II)
Al lector que colabora con Latidos se le fue la mano con la cantidad de redacción y por eso seguimos en este segundo párrafo. El vecino agrega: “ADEOMS, creo, debería comenzar a preocuparse por cómo ve el ciudadano al trabajador municipal. Conozco algunos casos que llaman a Servicios Públicos por el tema de alumbrado y no atiende nadie. No es una buena imagen, repito. Téngase en cuenta a maestros y profesores que, en esta detención obligatoria del año escolar, continúan trabajando por plataformas y redes sociales. Se puede entender, en el caso de los trabajadores comunales, las medidas adoptadas; pero, alguna mínima presencia y respuesta debería existir en ciertas dependencias. Al menos se abonaría con gusto las tasas o impuestos departamentales”.
TRES MIL MENOS
Un lector dijo que acudió a un cajero automático que está ubicado dentro de una entidad bancaria para hacr un retiro de dinero. Marcó a la maquina 5 mil pesos, pero el cajero le entregó dos mil. Sin embargo en el recibo figura que él retiro 5 mil pesos. Acudió al banco en cuestión y se le inició el trámite para la devolución del dinero restante. Estas son las cosas que deja la inclusión financiera, trámites y más trámites para cobrar el dinero que es de uno. “En esto de los cajeros, el que no chilla, pierde”, dijo el lector damnificado.