martes 6 de diciembre, 2022
  • 8 am

22-4-2020

VACUNA SIN PROTECCIÓN
Un lector que concurrió al Centro Médico Pediátrico y le llamó poderosamente la atención que una de las enfermeras que era la encargada de inyectar la vacuna de la gripe no usara tapabocas. El hombre le preguntó porqué no lo usaba y la mujer le respondió: “Estoy acostumbrada a que me reten”, pero risa más risa sigió atendiendo sin barbijo. El hombre considera una falta total de pevisiónsobre todo teniendo en cuenta que es un centro de salud.
ESPERANDO LA LLAMADA
La joven docente se tomó la fiebre y tenía 38. En forma por demás responsable, y más en estos tiempos, se comunicó al famoso 0800 que dan las autoridades sanitarias para consultar en lo relacionado al COVID-19. “Ahora la llamamos”, fue la respuesta al otro lado de la línea. Hasta ahora está esperando que se comuniquen con ella. Un hombre, de más de 50 años, amaneció con fiebre. En las casa hay un matrimonio de edad muy mayor (una de las personas tienen 100 años) y un integrante decidió consultar a un número sanitario. “La doctora que se encarga de atender, en estos momentos, está operando. Espere, que se va a comunicar con ustedes”, fueron las palabras. Esperaron y como no había noticias de la médica, volvieron a llamar. “La doctora sigue operando, ni bien termine se va a comunicar con ustedes”, volvieron a decir. Hasta ahora, nadie se preocupó por el posible paciente de “coronavirus”.
PRÉSTAMOS
El hombre fue al cajero del Banco República y, mientras esperaba, fue testigo de dos situaciones preocupantes. La fila para ingresar a la institución bancaria por calle Zorrilla de San Martín llegaba hasta Brasil y por Uruguay tenía unos 60-70 metros. Dos policías, con tapabocas, custodiaban el ingreso. Una señora muy mayor conversó con unos de los agentes y solicitó realizar un trámite. El funcionario policial la reconoció y, en varias oportunidades, le recordó: “Señora, estuvo ayer y escuché cuando le dijeron que lo suyo, por ahora, no tiene ninguna posibilidad”. La mujer parecía no entender lo que una y otra vez le dijo el policía, hasta que finalmente se retiró cabizbaja.
PRÉSTAMO (II)
El segundo caso se desarrolló en uno de los cajeros. La mujer, de unos 40 años de edad, al operar en el aparato electrónico no obtuvo la respuesta que esperaba. Llamó a una joven funcionaria del banco para que la ayudara. La empleada la orientó y luego de un instante le dijo: “Lamentablemente, no está habilitada para el préstamo”. La clienta le preguntó si podía hablar con una persona (y nombró el apellido), que estaba en la sección Préstamos. La muchacha le respondió que tenía que sacar número y esperar, “como todos los que están afuera”. La señora, angustiada al extremo, insistió una y otra vez en ver al funcionario que estaba atendiendo dentro. Como parecía que estaba por llorar, le planteó: “Y, bueno, pruebe venir sobre el cierre y trate de hablar con él”. Son muchos los hogares donde el dinero falta, y mucho.
NO DEBERÍA HABER ACTO
Una lectora dijo que el 1º mayo no debería haber acto del Día de los Trabajadores. “Si todo está suspendido y no hay ninguna actividad ¿Por qué el Pit-Cnt tienen que ser la excepción?”, dijo. Agregó que la Policía debería disvolver cualquier intento de acto o aglomeración de personas en el marco del 1º de Mayo.