domingo 27 de noviembre, 2022
  • 8 am

Arroceros insisten en la liberación de la importación de combustibles

La Asociación Cultivadores de Arroz (ACA) se dirigió directamente a gobernantes y legisladores para que desmonopolicen la comercialización de combustibles, a efectos de pemitir el desarrollo productivo del país. En un comunicado hecho público en las últimas horas, la agremiación asegura que las administraciones cambian, pero lamentablemente “los problemas originados a raíz del monopolio pesisten”.
Para la Asociación Cultivadores de Arroz, la competitividad del sector es cada vez peor, fundamentalmente, por el valor de los combustibles, uno de los componentes básicos para el sector.
En un comunicado –cuyo texto íntegro se comparte a continuación-, exigen “acciones concretas e inmediatas” de gobernantes y legisladores “con una visión de país”.
Comunicado de ACA
Desde el mes de diciembre de 2019 hasta marzo de 2020, asistimos con gran preocupación a la involución, en términos de competitividad, del precio del gasoil.
En marzo pasado el precio en surtidor se situó un 21% ($ 7 por litro) por encima al de paridad de importación, siendo las operaciones monopólicas de Ancapl la principal causa de este desfasaje.
En el momento en que Ursea dé a conocer los números de abril del corriente año, observaremos un incremento aún mayor en dicho desajuste, el cual representará, sin lugar a dudas, uno de los peores guarismos de competitividad en el precio del gasoil desde que se llevan registros.
Señores legisladores y gobernantes, no resulta posible el desarrollo productivo de nuestro país, ni en el mediano ni en el largo plazo, si continuamos corriendo con este tipo de desventajas. Por esta razón seguimos reclamando la libre importación de combustibles.
Aprovechamos para recordarles que este fenómeno se ve agravado por el aporte al fideicomiso de transporte de pasajeros, por parte solamente de quienes utilizamos gasoil, básicamente los sectores productivos y todos los relacionados, que en definitiva son aquellos que aportan para subsidiar a las empresas, lo que resulta actualmente incomprensible.
En esta “nueva normalidad”, ambos asuntos requieren de acciones concretas e inmediatas con una visión de país, y esto es responsabilidad tanto del Poder Ejecutivo como del Poder Legislativo.