jueves 18 de abril, 2024
  • 8 am

El objetivo del laboratorio clínico

Dra. Rosanna Paolucci, Consejera Nacional del Colegio Médico
El objetivo del laboratorio clínico es lograr la obtención de información precisa y exacta sobre el estado de salud de un paciente. Este se obtiene mediante procedimientos que se realizan a través del procesamiento de las muestras biológicas, para ayudar a realizar un correcto diagnóstico del paciente, apoyando al médico clínico, por lo que es importante lograr que estos resultados sean confiables, oportunos y de calidad. El laboratorio no solo tiene un rol importante en el diagnóstico, sino también en la prevención, control, seguimiento evolutivo y tratamiento de las enfermedades. Es de gran importancia, la estrecha relación que debería existir siempre entre el médico del laboratorio y el médico clínico, ya que esta hoy se limita a la solicitud del examen y el informe de resultados. El trabajo en equipo es de relevancia en esta nueva situación sanitaria y para futuras a venir, donde cada aporte se ve reflejado en los resultados beneficiosos para el paciente.
Estos aportes se dan a través de la experiencia clínica y apoyados por la paraclínica, generando una fuerte evidencia científica de conocimiento útil para lograr un buen tratamiento de las patologías, y en particular en esta pandemia, esto es cambiante y flexible por el comportamiento distinto que presentan las diferentes poblaciones de pacientes, y del que se va aprendiendo sobre la marcha, para el laboratorio conocer el dato clínico del paciente es relevante, porque el médico laboratorista en el momento de validar un resultado, debe interpretar correctamente el mismo, y evitar perjuicios futuros a consecuencias de un resultado inexacto o falso.
Un punto crucial para el laboratorio clínico es “garantizar calidad”. La calidad en su totalidad del proceso el cual se divide en tres fases: preanalítica, analítica y postanalítica. La etapa preanalítica incluye la solicitud de pedido de examen paraclínico con los datos personales, preparación del paciente, toma de muestra, condiciones de la muestra, transporte hasta el laboratorio y termina con la recepción de la misma. Esta etapa es la más crítica de las tres fases en cuanto a la fiabilidad del resultado porque en esta se cometen los mayores errores. por estos motivos existen criterios de rechazo de una muestra especificado como parte de los protocolos para el buen funcionamiento en el laboratorio. Lla fase analítica abarca el procesamiento de la muestras, el cual es realizado por personal competente calificado. En esta etapa se realizan controles internos y externos para garantizar la calidad del proceso. La fase postanalítica incluye la revisión del informe y validación del resultado por parte del médico del laboratorio quien analiza e interpreta el mismo antes de emitir el informe final. Es de relevancia el rol del laboratorio en el diagnóstico etiológico en la etapa aguda de la infección por el virus sars cov-2, causante de la enfermedad covid-19 en muestras respiratorias. Es de utilidad en esta etapa la realización del diagnóstico a través de test moleculares para la detección del virus o de algunas proteínas presentes en él mediante la técnica de amplificación del material genético viral mediante la reacción en cadena de la polimerasa en tiempo real ( rt-pcr) con los procedimientos y recomendaciones de la OMS. Pasada esta etapa existen métodos indirectos para la detección de anticuerpos específicos de tipo IGM, IGA, e IGG contra el virus, que miden la respuesta inmune humoral del huésped. Estos últimos no están disponibles a la fecha en nuestro país. El laboratorio también juega un rol esencial para definir el pronóstico y seguimiento, mediante la detección de alteraciones analíticas en diversos parámetros hematológicos y bioquímicos asociados con un impacto pronóstico desfavorable. Cada vez más contamos con equipos automatizados evolucionados y con rápida respuesta pero en el que debemos garantizar la calidad sin olvidar la clínica.