Jueves 2 de julio, 2020
  • 8 am

“Si logramos acortar la grieta social actual viviremos en una mejor sociedad”

Por Melisa Ferradini
Paula es montevideana y odontóloga. Tiene 45 años y hace 23 años está casada con el Dr. Gonzalo Leal, médico cirujano y candidato a intendente por el Movimiento Naranja dentro del sector Ciudadanos del Partido Colorado.Tienen 4 hijos, Mateo(19), Octavio(18), Justino(15) y Ema(8).
Su vocación por la odontología nació en el ámbito familiar. Su papá es odontólogo y su abuelo fue uno de los primeros que tuvo un laboratorio dental en nuestro país. Ama lo que hace y le encanta su profesión porque combina la manualidad, lo artesanal y lo principal y lo más importante las relaciones humanas. Actualmente se desempeña en su consultorio particular y desde el 2004 trabaja en la Fundación Gastesi – Martinicorena, en la coordinacion del programa “Salud Bucal Escolar”, donde participan 52 escuelas rurales de los departamentos de Salto y Artigas.
La invitamos a dialogar con nosotros, a compartir una charla en donde la educación en todos los sentidos prevaleció.
– ¿ Cómo se conoció con Gonzalo?
-Nos conocimos en el Balneario La Pedrera, mi familia y la de él desde muy chicos veraneábamos ahí. El encuentro fue en la playa ya que era el lugar donde las familias se reunían. En el año 1997 nos casamos y ya llevamos 23 años juntos.
-¿Cómo ha evolucionado la odontología en nuestro país y que logros faltan aún por hacer?
-La odontología por suerte de la mano de la investigación y los materiales ha avanzado muchísimo, sobre todo la parte de la prevención. El trabajo de prevenir en los ñinos desde temprana edad es fundamental, para así lograr una buena salud bucal. Nuestro país tiene un programa que depende de ASSE (Administración de los Servicios de Salud del Estado) que se llama “Salud Bucal Escolar” pero a mi entender hay una carencia educativa muy grande, todo pasa por la prevención. La odontología en nuestro país esta fuera del sistema de salud no esta integrada y el 85% de los odontólogos no estamos dentro de ese sistema. Por eso existen ciertas carencias de atención general.
-¿Cómo evalúa la situación de nuestro departamento?
-Salto es un departamento hermoso, no hubiera criado a mis hijos en otro lugar. La calidad de vida de la familia es diferente a la de Montevideo donde nací, pero en realidad lo veo bastante venido a menos en el sentido que tenemos muchísimas oportunidades para desarrollarnos que no se han desarrollado, ej nuestro río Uruguay que no se explota para nada. Las calles se encuentran destruídas, basura en toda la ciudad y no hay incentivo en educar a las personas para que considere que la ciudad hay que mantenerla limpia como nuestra casa. Comercios cerrados y viviendo en un momento de crisis y falta de educación. Salto es un departamento con un potencial increible, un departamento turístico y universitario pero con falta de trabajo logístico.
-¿ Si su esposo es electo intendente, asumiría un cargo en el área de la salud?
-No, no hay posibilidad de que eso suceda, iria en contra de lo que mi esposo pregona. La Intendencia no da para más, hay que manejarse con los recursos que posee. Si yo tuviera que integrarlo lo haría mediante un concurso de méritos, por mi capacidad no por ser la esposa de…Mi colaboración sería desde otro lugar, ejemplo un voluntariado para que nuestro departamento este en mejores condiciones, esto si lo realizaría encantada.
-¿Que significado le da al rol de la mujer dentro de la sociedad en que vivimos?
-Yo creo que el rol de la mujer viene avanzando, pero creo que nos falta aún avanzar mucho en igual de condiciones. Generalmente la mujer -por su propia condición de ser mamá-, el embarazo, la lactancia todas estas circunstancias la hacen dedicarle más horas a la familia. Por más que se intente que la distribución de tareas sea más pareja la realidad es que la mujer no tiene todavía las oportunidades como el hombre. Falta mucho camino por recorrer, a las pruebas me remito que la violencia de género ocurre por el avance que ha logrado la mujer pero que la sociedad todavía no ha logrado asumir. Entonces el hombre sigue con la idea de que la mujer es una propiedad. Hay que educar para que ese concepto desaparezca principalmente en la familia.
-¿Cómo ves la realidad del país en un futuro?
-La verdad que viendo las noticias esta muy difícil todo. Siento que el mundo también lo está. Estamos viviendo momentos complicados, nuestro país tiene una gran fractura social. El narcotráfico ha invadido zonas muy vulnerables, hay una pobreza muy grande, falta de valores, violencia, es espantosa la realidad. Yo creo que si se logra acortar la grieta social y controlar el narcotráfico ahí podríamos mejorar, sino, nos vamos a encontrar con una situación peor. La falta de trabajo es grave y la pandemia que nos ha afectado a nuestro principal fuente de ingresos que es el turismo en nuestro departamento.
– De los años juntos…¿que anécdota nos quiere compartir?
-En el año 2001 nos fuimos a vivir a Belo Horizonte (Brasil), porque a Gonzalo le concedieron una beca en un “Centro de Trauma”. Aproveché ese momento para realizar un postgrado en Operatoria mientras lo acompañaba, Mateo mi hijo mayor tenía tres meses. Fue un año y una experiencia muy enriquecedora; como pareja, como familia y como anécdota es que volvimos a nuestro país embrazada de tres meses. Un año que lo recordamos con mucha alegría, una experiencia muy linda e inolvidable.