Domingo 7 de marzo, 2021
  • 8 am

Infoxicación en salud: el fenómeno que crece en tiempos de covid-19

Colegio Médico del Uruguay
Por

Colegio Médico del Uruguay

39 opiniones

¿Cómo la combatimos?

Dr. Pablo Schiavi
La enorme cantidad de información disponible y la necesidad de los ciudadanos de saber más sobre salud es un problema que enfrentan los profesionales durante la emergencia sanitaria.
En los tiempos que corren, cualquier respuesta puede “fácilmente” estar en nuestras manos:
¿Cuántas veces se tiene una duda y directamente se recurre a Google para responderla?
El fenómeno está exacerbado, no solamente por la disponibilidad sin precedentes de material de consulta en cualquier área, sino por el contexto de pandemia global por el COVID-19.
En la historia de la humanidad nunca hubo tanta información al alcance de todos, y fácilmente accesible en forma gratuita con un solo “click”.
Se ha producido un derramamiento de la información, que, si bien tiene connotaciones positivas, puede provocar el fenómeno de “infoxicación”.
Tanto a nivel nacional como a nivel global se combate la infoxicación. La infoxicación cambió la forma en que médicos y pacientes se vinculan: antes uno iba al médico, le relataba los síntomas y era el médico tratante quien lo diagnosticaba y determinaba los pasos a seguir. Ahora, – sin perjuicio de que debemos defender a ultranza el diagnóstico médico y la consulta con un profesional- los pacientes llegan a la consulta y ya “googlearon” de antemano los síntomas y en algunos casos ya se medicaron.
La relación médico-paciente ha cambiado, y supone un gran desafío para los profesionales de la salud enfrentarse a esta nueva realidad, que se vislumbraba antes de la pandemia, pero que, sin lugar a dudas, ésta ha potenciado en forma exacerbada.
Uno de los principales problemas de esta práctica es que la mayoría de las personas no cuenta con los conocimientos mínimos necesarios para procesar tanta y tan variada información en tan poco tiempo para poder comprender y/o determinar por qué un material que encontró en internet relacionado a la salud, a una enfermedad y sus síntomas puede ser falso o para comprobar si un artículo científico realmente se publicó en una revista especializada.
Peor aún, es que las personas tienden a tomar decisiones en función de esa información, sin esperar la consulta del médico y eso lleva a la automedicación porque hacemos lo que nos dice el Dr. Google, lo cual puede aparejar consecuencias gravísimas para su salud.
En el contexto de pandemia por coronavirus Covid-19 y ante un estado de alerta sanitaria, como la que está declarada en Uruguay, los problemas de infoxicación se exacerban debido a que hay una mayor preocupación. La ciudadanía empieza a recibir información por todos lados: Google y los teléfonos móviles están llenos de información. A través de WhatsApp llegan cadenas y videos relacionados con el tema de diferentes partes del mundo.
Educar a la población es clave para combatir la infoxicación: Es importante que el ciudadano acceda a información oficial y, en este caso, a las fuentes oficiales de las autoridades sanitarias, y de las sociedades científicas. La transparencia y la claridad de la comunicación en cómo y cuándo las autoridades sanitarias comuniquen la información a la sociedad es clave a los efectos de combatir la infoxicación en salud, y especialmente para transmitir calma y tranquilidad a toda la ciudadanía.