Jueves 26 de noviembre, 2020
  • 8 am

Latidos 15-11-2020

EN RIESGO
Llama la atención como muchos repartidores de locales comerciales (fundamentalmente gastronómicos) conducen sus vehículos. En muchos casos, por querer llegar a tiempo, ponen en riesgo sus vidas y las de otras personas. Imprudencias al manejar, semáforos en amarillo (o rojo), alta velocidad y “mirar” el celular para ver la hora, forman parte de algunas de las situaciones que se dan. No es en todos los casos, pero algunos deberían seguir la máxima “más valle llegar tarde, que no llegar”.
MAYOR PRESENCIA POLICIAL
La Policía intervino fuertemente durante los últimos días, buscando evitar aglomeraciones de personas en diferentes puntos de la ciudad y el interior del departamento. En los últimos días pudo observarse mayor presencia policial, fundamentalmente en el micro-centro de la ciudad y la zona cercana a Costanera Norte y el Puerto de Salto. El trabajo policial además, está en permanente contacto y coordinación, tanto con la dirección de tránsito de la Intendencia de Salto, Prefectura, Cuerpo de Bomberos y Ministerio de Salud Pública, además del Comité Departamental de Emergencias, buscando evitar, como ha sido a lo largo de toda la emergencia sanitaria, el contacto físico entre personas que puedan propagar el nuevo coronavirus.
TIERRA DE NADIE
Si bien las realidades son diferentes, en muchos casos hay sucesos que por reiterativos muchas veces perdemos de vista como ciudadanos. Un vecino de la zona de barrio Salto Nuevo, habitual lector de CAMBIO, comentó. “La plaza de Salto Nuevo (Benito de Paula), es tierra de nadie. No solo anda gente circulando toda la noche, también andan pidiendo o esperando que las personas se descuiden para robarles, ya sea dinero o bebidas. Cuando los comercios están abiertos no se da tanto, pero de madrugada es cada vez más peligrosa la plaza. Una pena, porque es un barrio con mucha gente mayor que tiene miedo de salir a la calle”.
DE NUNCA ACABAR
Las precipitaciones que se dieron durante parte del fin de semana, crean un inconveniente que tiene muchos años en Salto. La acumulación de agua en algunas calles que no tienen el desagüe en buenas condiciones o están tapados. “Es impresionante, caen lluvias y se tapa toda la zona cercana a Agraciada y Zorrilla De San Martín”, dijo un vecino de la zona a CAMBIO. No solo esta zona, varios puntos de la ciudad sufren lo que es un problema endémico e histórico para Salto.
NECESARIAS
Si bien a algunas personas puede perjudicarlo, fueron más que necesarias las lluvias caídas en Salto en las últimas horas. Las precipitaciones no fueron copiosas, pero sí constantes, durante gran parte de la tarde de ayer sábado. En épocas de sequía, las precipitaciones caídas y las anunciadas son más que necesarias. Sobre todo para que se pueda revertir la situación actual del río Uruguay, el cual tiene una altura de aproximadamente 50 centímetros, una bajante histórica.