Martes 9 de marzo, 2021
  • 8 am

Gobierno y gobernabilidad

Gustavo Chiriff
Por

Gustavo Chiriff

49 opiniones
Inmaculada Concepción

Téc Univ. Gustavo Chiriff
Frente Amplio
Este viernes 13, se reunió el Plenario Departamental del Frente Amplio para considerar la propuesta del Intendente electo Andrés Lima, sobre la conformación de su gabinete. Este fue un acuerdo entre Lima y la Mesa Política, siguiendo lo realizado hace cinco años atrás, cuando también se presentaron los nombres en el Plenario Departamental y este avalo los mismos.
Lo primero que hay que tener presente que esto no es un requisito de nuestra fuerza política, ya que ningún reglamento interno prevé esta situación, ni obliga al Intendente electo a realizarlo, pero que en acuerdos políticos se considera la presentación de los nombres de los compañeros que ocuparan responsabilidades en las distintas Direcciones, en el máximo órgano departamental del FA.
Finalmente el Plenario Departamental no llego al quórum necesario para poder tomar decisiones, por lo cual no fueron considerados en dicha instancia los nombres, lo que no implica la no aceptación de los mismos, si no que por una cuestión reglamentaria no hubo sesión, por lo cual queda implícita la confianza política del Intendente electo a los compañeros nombrados a responsabilidades en el Ejecutivo.
Para establecer algunos puntos de referencia entre la relación gobierno-fuerza política, en el documento “FUERZA POLÍTICA, GOBIERNO, TRABAJADORES Y ORGANIZACIONES SOCIALES” aprobado en un Plenario Nacional celebrado el 19 de abril del 2004, sienta las bases de este relacionamiento, donde se establece que la relación entre la fuerza política y su gobierno (Ejecutivo y Legislativo) para cumplir con los objetivos planteados, debe encararse estableciendo un adecuado equilibrio entre la función de orientación global que ejerce la fuerza política, y la necesaria autonomía de gestión que debe existir para gobernar eficientemente.
La relación fuerza política-gobierno debe sostenerse sobre tres grandes pilares: Autonomía relativa, es decir, el mutuo reconocimiento de que hay ámbitos, reglas y tiempos que son distintos y que cada actor tiene derecho a ser reconocido como tal. Coordinación: Las acciones de uno y otro actor apuntan a los mismos objetivos estratégicos, por lo que debe buscarse que se potencien mutuamente, que sean armónicas y entendibles como parte de una misma línea de acción estratégica. Responsabilidad: La toma de decisiones y la definición de cursos de acción deben implicar que quien las asume esté dispuesto a hacerse cargo de las consecuencias y como estas afectan a otros actores políticos y sociales.
De este documento sale la propuesta de conformar la Agrupación de Gobierno, que establece un Reglamento aprobado en la Mesa Política Nacional, el 13 de febrero de 2006, donde fija algunos cometidos de la misma, entre los que se destaca:
Recibir información periódica sobre el cumplimiento del Programa y Plan de Gobierno, de sus avances y de sus dificultades y recibir y tramitar los asuntos que a juicio de la Fuerza Política, deban plantearse a los representantes del Gobierno, dentro de la “orientación global que ejerce la Fuerza Política”, pero respetando su “autonomía de gestión.
Sin dudas que nosotros, representantes departamentales del Frente Amplio en el gobierno departamental, orgánicos a nuestra fuerza política, llevaremos adelante la más estrecha relación entre el gobierno y esta, pero con los cometidos que corresponden a cada uno, a la fuerza política de orientar al gobierno en las líneas programáticas establecidas en el Programa Único de Gobierno y en el Plan de Gobierno y por su parte al Intendente y su equipo, desarrollar una gestión que sigan las propuestas del Programa y el Plan, pero con la autonomía necesaria de poder gobernar.