Jueves 21 de enero, 2021
  • 8 am

Exhortan adoptar medidas para disfrutar seguros de la playa en verano de pandemia

El año pasado, en otra época del mundo, publicábamos una nota sobre los cuidados que hay que tener con la exposición al sol y el foto envejecimiento pero las circunstancias han cambiado y las precauciones de este verano no van a pasar tanto por el problema de la radiación UV (que sí existe como siempre) sino por el tan remanido tema de la pandemia y el contagio.
EVITAR AGLOMERACIONES
Por un lado es imprescindible entender que las playas en sí son lugares bastante seguros para no contagiarse, el viento fuerte y la alta carga de humedad en el aire (incluso con sal si es en el océano) coadyuvan en contra de la viabilidad de las gotículas con carga viral, pero además, la alta radiación UV también contribuye; el problema es que hay que usar el sentido común y evitar el único factor que puede revertir todas estas ventajas, que es el amontonamiento de personas. Básicamente es la mayor precaución; con mantener la distancia y no compartir mates o vasos con desconocidos (no compartir y ya, de hecho) las playas se volverían un lugar muy disfrutable en esta pandemia que ya está por cumplir un año de vida.
CUIDADOS DE LA PIEL
Con respecto al sol en sí, las precauciones son las mismas de siempre, pero este año conviene realmente evitar las quemaduras. A la hora de salir lo ideal sería tener un buen protector solar (recordar que el SPF o factor de protección solar del producto indica cuanto alarga la exposición permitida a la luz UV, por ejemplo si es 10, lo alarga 10 veces) adecuado para la edad, tipo de piel y momento de la persona (la exposición es afectada por muchos factores como embarazo o ciertos tratamientos medicamentosos como los antibióticos) y si se puede, utilizar prendas hechas con las telas modernas que agregan protección en la confección. Asimismo, hay que cuidar la parte más delicada: los ojos. Hace años los lentes solares están al alcance de cualquiera, pero es importante comprar buenos, ya que los lentes de feria no suelen estar controlados y si tienen aberraciones (deformidades ópticas) pueden dañar los ojos. Lo ideal es usar lentes polarizados con antirreflejo, que, si bien no permiten leer bien el celular son ideales para tomar sol, correr, manejar o andar en bicicleta.