Sábado 27 de febrero, 2021
  • 8 am

Mirando el Pesebre

Gerardo Ponce de León
Por

Gerardo Ponce de León

147 opiniones

Por Gerardo Ponce De León
No voy a comenzar mi escrito diciendo que es una Navidad diferente, porque estaría cayendo en desvirtuar el sentido de lo que es esta fiesta. Si prestamos atención es el entorno lo que es diferente, pero el sentido, lo que significa Navidad, es el mismo de toda nuestra vida.
Si nos tomamos el trabajo de ir al diccionario, que es nuestro lenguaje, Navidad, es “Natividad de Jesucristo” y Natividad es: “Nacimiento, en especial el de Nuestro Señor Jesucristo”. Entonces, hasta la propia lengua española, me da pie a pensar que lo que significa, NUNCA va a cambiar.
Creo que con mirar el pesebre, tenemos que ver a tres personajes, que son muy importantes para la creencia cristiana: María, Jesús y José. Y vaya la casualidad que los tres tienen significados en común, como son: obediencia, aceptación y temor.
Los tres unen estos sentimientos en su vida. Cada uno, en determinado momento, nos muestra, que es un ser humano, igual que nosotros, en su forma de encarar los que, los hechos, lo llevan a vivir. José piensa en dejar a María, cuando se entera que está embarazada, y como la quiere, sabe a lo que la expone frente al pueblo, por el estado que presenta. Acepta y obedece, al sueño en que Dios le habla y le dice lo que sucede. María, frente a la presencia del Ángel, teme, acepta y obedece lo que Él le manda decir. La pareja teme por su hijo, cuando lo pierden y lo encuentran en el templo. Jesús, sabiendo lo que se le viene, teme y llega a sudar sangre, pero acepta y obedece, su futuro.
Frente a tantas quejas, que ponemos por delante en nuestras vidas, tenemos que aprender a mirar, no solamente en esta fiesta, a estos tres personajes, sino como ejemplo de vida, ya que cualquiera de ellos nos demuestran lo que es temer, aceptar y ser obediente.
Pero lo más importante no deja de estar en la presencia que nos demuestran cualquiera de ellos: humildad, obediencia y lo más importante: AMOR.
Este es el factor más importante de la NAVIDAD. Es lo que une a nuestros tres personajes del pesebre. José quiere a María; María quiere a José; los dos quieren a su hijo: Jesús; y este ama a sus padres, que para Él, son o representan a todos los seres humanos; ya que sabe que va a dar su vida por todos, sin exclusión, sin mirar color, raza y creencia.
Por eso, tiene que ser una Navidad importante, si, como la de todos los años, ya que es una oportunidad para abrir nuestros corazones y permitir, a los tres actores de nuestro pesebre, que hagan nido en el.
No se puede negar que la pandemia varía el festejo, pero también tenemos que reconocer que no es lo más importante de esta fiesta. Dicho mal, nos lleva a ser: temerosos, obedientes y aceptar lo que se nos pide, por el bien de todos, ya que la salud es algo muy importante en la vida de cualquier ser humano. Pero lo que cambia es el festejo y no se puede perder de vista la esencia o el mensaje de la Navidad.
El mensaje de la Navidad es un mensaje de AMOR, PAZ. No me queda otra cosa que desearles a todos ustedes una muy feliz y real NAVIDAD.