Domingo 7 de marzo, 2021
  • 8 am

El Parque termal en la costanera

Leonardo Vinci
Por

Leonardo Vinci

100 opiniones

Por Leonardo Vinci
En las elecciones del año 2000 se hicieron propuestas innovadoras que lamentablemente no se pudieron llevar adelante en aquel entonces.
Creemos que es tiempo de insistir en el estudio serio y minucioso de aquellas ideas que – de realizarse – serían muy provechosas para Salto.
La utilización de la vieja Usina de OSE y su hermoso parque adyacente en el Ayuí, podría ser el escenario ideal para impulsar un interesante proyecto.
Las estructuras existentes no se están utilizando en la actualidad, y nada impide que el Servicio Descentralizado otorgue en comodato el predio a la Comuna.
El lugar posee excepcionales características paisajísticas y valiosa arquitectura en un área ubicada estratégicamente en la Costanera.
Un hermoso parque ocupa varias hectáreas donde diversas construcciones podrían ser recicladas o transformadas en instalaciones de ocio y entretenimiento.
El complejo – que podría llamarse “Termas del Ayuí”, se encuentra en un paraje de fácil y rápido acceso, de gran concurrencia diaria por residentes y turistas.
El predio contaría con piscinas de agua fría y caliente, área de camping, parrilleros con servicios, escenarios para espectáculos culturales y eventos sociales, canchas de fútbol, plaza de deportes, venta de artesanías y plaza de comidas.
Este lugar – amplio y cercado, iluminado, con servicios básicos – tanto en invierno como en verano, se convertiría en una oferta complementaria a las Termas del Daymán, descomprimiendo su capacidad de carga en alta temporada.
El complejo podría ser municipal, concesionado a un privado, o un emprendimiento mixto.
OSE no sólo entregaría en comodato a la IMS el predio de la vieja usina con sus instalaciones, sino que debería incluir la autorización para utilizar el agua termal proveniente del pozo del Cerro. Ésta debería conducirse por medio de cañerías térmicas y al tiempo de proveer agua termal al complejo propuesto, en su trayecto alimentaría – mediante contratos de suministro y venta – la revalorización de terrenos linderos brindando oportunidades de inversión inmobiliaria y/o de servicios varios.
Es cierto que el terreno es inundable, (Daymán en contadas ocasiones también lo es) pero a cota muy alta, las instalaciones previstas podrían resistir las crecientes.
El bombeo del agua puede hacerse, hay condiciones técnicas y económicas comprobadas para lograrlo. Además, dicho suministro a otros emprendimientos turísticos, de ocio saludable o médicos resulta alentador; basta pensar en el predio del Hogar de Ancianos, del Club Nacional, de la piscina barrial del cerro, u otros tantos, existiendo al norte de la ciudad muchos terrenos vírgenes disponibles para oportunidades de inversión.
Aunque éste sería un proyecto de mucho menor envergadura que el de las Termas del Cerro, podría concretarse en una primera instancia, aún sin disponer del agua termal.
Deberíamos seguir el ejemplo de nuestros mayores, y decididamente construir nuestro futuro.