viernes 19 de abril, 2024
  • 8 am

La otra cara de las obras de contención a la erosión que se proyecta en la costa de Salto

Por Carlos Arredondo.
El mes de febrero es la fecha que, según ha trascendido, se ha dispuesto comenzar con las obras de contención de la erosión, sobre la costa del río Uruguay en Salto. Las obras serán financiadas con fondo obtenidos a través de un convenio con el BID, por parte de la Comisión Técnica Mixta (CTM) de Salto Grande y se realizarían en varias etapas. El trabajo que se pretende hacer es en base a la colocación de murallones de piedra, gaviones y la plantación de especies autóctonas. Si bien las obras que eviten la continuidad del desgaste que ocasiona el río en nuestras costas, han sido largamente solicitadas, -y por consiguiente esperadas-, las características de lo que está proyectado ha generado dudas en algunos técnicos entendidos en la materia. Tal es el caso del Arquitecto Winston Mañosa, quien en dialogo con CAMBIO expuso algunas dudas sobre la idea.
PROYECTO
Mañosa se apuró en aclarar que no conoce el proyecto que se pretende concretar. «Habría que hablar sobre el proyecto que tienen, porque no es cuestión de decir que pongo gaviones, y lo pongo de cualquier manera. La costa es muy diferente, varía. En la zona inmediata a Salto Grande hay una parte muy alta, y después baja, y después tenés el impacto sobre el Salto Chico, las cuevas de San Antonio…Y ponerle muro impide la accesibilidad a la playa. Y si se sigue hasta la playa las cavas es válido preguntarse ¿cómo quedaría?». Mañosa se preguntó ¿qué se hace con los antiguos muros, y con el club Remeros (…) y hay zonas que tienen otra implicancia, como la zona del puerto», y reflexionó que «es un tema muy complicado». «Las aguas se mueves de una determinada manera y se mueven según la cantidad de agua que venga y la ciudad tiene zona altas y zonas bajas ¿Y como atendés eso? ¿Cómo haces los desagües?..Es complicado si no hay un plan global (proyecto), y eso es lo que me parece que debe estar hecho».
CONCURSO DE IDEAS
El arquitecto explicó que la colocación de gaviones corre el riesgo de que el agua socave la arena donde estén apoyados y queden «no digo en el aire, pero tenés problemas». Además se preguntó ¿cómo se van a trabajar todos los desagües que tiene la ciudad? Para él debería hacerse un llamado a concurso internacional no vinculante, que quiere decir que no existe la obligación de hacer lo que está en el proyecto ganador, sino que después te manejas con lo que te conviene. Una parte del proyecto lo haces con uno de los oferentes, otra parte se hace con otro, de acuerdo a lo que sea más adecuado y según vayan saliendo las cosas. De esa forma se coloca a Salto y Concordia en la cartelera arquitectónica del mundo, o del continente, y eso genera una promoción turística de la región, además de ideas de solución. Mañosa recordó que «hace muchos años, se colocaron mallas geo-textiles, en la zona, pero esa solución además de haber resultado muy cara, no se culminó y no dio buen resultado.
LA POSIBLE SOLUCIÓN
Para él existe una experiencia que podría adaptarse a las necesidades que requiere la contención de la erosión que se pretende. La experiencia esta implementada en el club Remeros, «al lado de la cancha de paddle». Según Mañosa allí se construyó una pequeña pendiente y se puso malla sol y sombra, el más barato y más abierto – y encima se plantó pasto. Las raíces del pasto atraviesan la malla y la adhesión que genera hace imposible que se pueda despegar. Para él esa técnica, además de ser muy económica, ha demostrado una eficiencia que podría contribuir a contener la erosión que sufre nuestra costa.