viernes 19 de abril, 2024
  • 8 am

Tres goles en la liguilla y lo empezaron a conocer

«En el 90′ aparece Jorge Soria en Peñarol, que por decisión de los dirigentes apostó a los gurises del club, una gran generación que se fue formando. Ese año entramos a la liguilla, salió campeón River, hicimos un buen papel. Con ellos los campeones empatamos 3 a 3, yo hice los tres goles en esa liguilla donde muchos me empezaron a conocer. Al año siguiente se siguió apostando a los gurises con el mismo cuerpo técnico y se logró el objetivo de ascender a primera en el 91′. Era un equipo que jugaba al fútbol, se trabajaba mucho en la semana para plasmarlo en la cancha, Jorge Soria nos decía ‘yo el domingo solo quiero sentarme en la cancha a mirarlos jugar al fútbol, ver todo el trabajo hecho en la semana’. Después en el entretiempo era poco lo que se hablaba, porque el juego era el reflejo del trabajo marcado en la semana, era un trabajo automatizado».
«En la parte física estaba el profesor Enzo De los Santos, para completar el cuerpo técnico. Después, lo que jugaban Fabián Ruíz Díaz, el ‘Loco’ Cuello en el medio, lo que jugaba ‘Cabrerita’, el ‘Chivo’ Cuello, el lateral izquierdo Martín Bruzzoni, ‘Cabeza’ Alzugaray el arquero, estaba también en ese equipo el ‘Yara’ Silva. La final le ganamos 2 a 1 a Chaná, que era favorito por tener un cuadro de hombres y muchos de ellos jugadores ganadores, como el ‘Edi’ Olivera, jugador de la selección de Bella Unión, Ruben Cardozo de la selección de Rocha, después el ‘Talento’ Da Silva, el ‘Topo’ De los Santos, el ‘Nito’ Repetti, Sergio Vallejo. A ese equipo le ganamos la final jugando con gurises, todos de la casa, ellos tenían mucha gente grande y de afuera. En un día lluvioso le ganamos 2 a 1, yo hice el gol del triunfo y el otro lo había hecho el ‘Chivo’ Cuello».


«Papá, todo el mundo te saluda y te reconoce, eso es impagable para mí»

«El 95′ fue otro gran campeonato, junto al ‘Chinito’ Galliazzi salimos goleadores, los dos lejos, no recuerdo pero hicimos una cantidad de goles. Fuimos campeones invictos, ganamos casi todos los partidos, alcanzamos a sacarle 17 puntos al segundo. Igual se jugó liguilla y le ganamos 3 a 1 a Sud América con Miguel Britos, Vizcarra, Jara, los Fernández. Hice un gol y dos hizo el ‘Chinito’ en su mejor momento. También jugué la Copa de Clubes de OFI con Peñarol y con Colonia Harriague, que dirigía también Jorge Soria. Salí bicampeón de la Agraria y en la Copa quedamos eliminados en semifinal por Garzón de Artigas. Ahí me llevó el recordado Walter Galliazzi, un adelantado, gran dirigente al que estoy muy agradecido. Una lástima que hoy no queden dirigentes como él, un visionario. También el haber jugado en la selección, los viejos Litorales, un orgullo, tuve goles que me marcaron, en Soriano, Río Negro, Artigas y Paysandú. Fui dirigdo por Heber Racedo, Soria, Gustavo Ferraz. El fútbol me dio muchas amistades, cuando salgo a la calle mis hijos me dicen ‘papá todo el mundo te saluda y te reconoce en la calle’, eso es impagable para mí. El fútbol me abrió un montón de puertas, por eso eternamente agradecido, por lo que me dio y soy en la vida, por supuesto agradecido a mi familia, mis padres, mi señora y mis hijos que son el sostén de mi vida».