miércoles 24 de abril, 2024
  • 8 am

Que no tengan permiso para cualquier cosa

Gustavo Varela
Por

Gustavo Varela

167 opiniones

Por Gustavo Varela
La semana pasada, comentábamos el singular echo ocurrido en el Uruguay, que mientras caen los números de las recaudaciones de todos los impuestos percibidos por el Estado como consecuencia de la pandemia, la patente de rodados, cuyo valor fue unificado a instancias del gran ideólogo del desastre económico de los últimos tiempos, como lo fue el ex presidente José Mujica, aumenta su recaudación con respecto al año anterior en más de U$S.70.000.000.-
También a la luz de los últimos datos, sabemos que en los últimos 5 años, la recaudación de dicho impuesto, aumentó más de U$S.120.000.000.
Una locura en estos tiempos, pues la actividad económica desde el año 2014, ha ido en franco deterioro.- No en vano al FA se lo llevó puesto del gobierno la crisis.-
Hay casos en que la patente de rodados aumentó el 25%, lo que hace que la morosidad aumente, a tal punto que los Intendentes están asustados, y temen que la población se rebele ante tal atropello.-
Por estos lares, no hemos sentido lo que es el pensamiento del Intendente o su equipo con respecto al tema, pero es fácil deducir que le vino como anillo al dedo, para salir transitoriamente de la asfixia financiera como consecuencia del pago de la cuota del fideicomiso, que tuvo que llevar a cabo en los primeros días del año.-
Me imagino que debe de estar temblando, de que al Congreso de Intendentes no se le ocurra devolver dinero en aquellos casos cuyo cobro fue abusivo, pues el segundo semestre se le volvería insostenible.-
Veremos cómo será la evolución del mismo.-
Sin perjuicio de lo antes expresado, la gran lección que este tema deja, es la manida costumbre de la izquierda, de regular los precios de la economía, uniformizando los mismos de tal manera que beneficia a la burocracia y deja al contribuyente en una posición totalmente desprotegida.-
La falta de competencia lleva a que los gobernantes no quieran salir de la zona de confort que les brinda una recaudación creciente, y pierden de vista que la gran tarea de un gobernante, no es tener una billetera abultada que les brinde como a James Bond “licencia para matar” para perpetuarse en el poder.-
La gran tarea que tienen quienes no entienden que son empleados del pueblo, es hacer la vida más sencilla a los mismos, para permitir desarrollar la iniciativa, la inventiva, y la imaginación que sea motor del desarrollo colectivo.-
Lo contrario, es lo que nos gobierna en lo departamental.-
Ya lo van a ver.-