viernes 12 de abril, 2024
  • 8 am

“Jugar en Deportivo Artigas fue por amor a la camiseta”

Un jugador que desde muy chico jugó al fútbol, una vida junto a su club Deportivo Artigas, desde el baby fútbol con 5 años hasta los 40 años defendiendo al club que su familia le enseñó a querer y por eso sintií tanto amor a esos colores. Campeón salteño en 2003 y 2004, jugó en selecciones salteñas, juveniles y mayores, fue un referente del fútbol salteño, un ejemplo como jugador y persona. Marcelo Suárez en diálogo con CAMBIO cuenta su carrera en el fútbol.
«Yo nací en calle Invernizzi entre Paraguay y Guaraní, mis primeros regalos fueron una pelota y una camiseta de Deportivo por mí tío y mis padres muy fútboleros, mi papá José Antonio Suárez, mi mamá Juana Mabel Ferreira. Una familia vinculada al fútbol y desde muy chico jugando a la pelota en el fondo de mi casa. Con 5 años empecé a jugar en una Iglesia que queda en Invernizzi, entre Guaraní y 6 de Abril, con los gurises del barrio. Había una canchita donde de ahí salieron muchos jugadores fútbol, con los años, como el “Portugués” Soria, Angelito Soria, “Polaco” Isaurralde, “Cachi” Silva, Ángel Flores, el “Gato” Olivera, “Seba” Medina. En mis comienzos me gustaba jugar de “5” u “8” siempre me gustó jugar como volante, del baby fútbol hasta las inferiores de Deportivo, luego cuando llego a primera el “Brasilero” Pintos me colocó como lateral, para después terminar como zaguero.»
DEL BABY AL DEBUT EN PRIMERA
«En el baby de Deportivo, que en esa época era Estudiantil Artigas, recuerdo que mi primer técnico fue Toribio Soto, un hombre que trabajó mucho en el baby de Deportivo, practicábamos en una cancha de básquetbol que había dentro del Cuartel. Me acuerdo que las categorías más chicas participaban de los campeonatos del CRES para después pasar a la cancha de pasto, con 10,11 y 12 años, uno de los jugadores que recuerdo haber jugado conmigo Gonzalo De los Santos, que terminó el baby fútbol en Deportivo. Desde muy chico mi padre me llevaba a ver al primero de Desportivo Artigas, un equipazo, me gustaba ver jugar al “Toto” Suárez que era el capitán del equipo y jugaba de “5”, que era mi puesto, también en el medio jugaba Julio Díaz, después veía a Rodolfo “Perrito” Suárez, un gran delantero como Jorge Martínez. En muchas oportunidades entraba con ellos a la cancha como “mascota”. También tuve como referente a un tío mío, que fue una gloria en Deportivo y selecciones salteñas, como José María “Crucho” Silva, al estar en la familia, escuchar todas sus anécdotas en el fútbol, salió campeón con Deportivo en las tres divisionales, “C”, “B” y “A” en la decáda de los 70′, siempre crecí con eso, además siempre me aconsejó mucho, tuve la suerte de tener un tío compinche en mi familia».
«Cuando terminó el baby paso a las inferiores de Deportivo Arigas con 13 años, el técnico era Wilmer “Chucho” González, jugaba en una sub-16 por más que era más chico, en la época que Deportivo ganaba todo, campeón salteño 90′, 91′ y 92′ un equipo que había cumplido un ciclo, lo que me sirvió muchísimo, el haberme formado al lado de esos grandes jugadores. Mi primer partido en primera fue en cancha de Nacional con Hindú. Al comienzo de ese año Rosalino Sosa dirigió a Deportivo, que fue quien me ascendió. En esos tiempos Hindú tenía buenos equipos, estaba bien conformado con hombres de buen juego, que andaba bien en primera. Ahí jugando como lateral derecho para marcar al “Pelado” Velázquez, justo cargaban mucho por ese sector. Fue un sueño con 15 años debutar en primera. Cuando los grandes jugadores que tenía Deportivo van dejando el fútbol activo, se viene un cambio generacional, donde yo muy joven no solo termino como titular sino siendo el capitán. Si bien primero venía alternando en primera, de buenas a primera, se van a otros equipos, porque ven terminar su ciclo en el club después de 1992.. Nos costó un par de años, para después lograr dos campeonatos seguidos, 2003 y 2004.
LOS TÍTULOS
«El Deportivo que juega la final con Ferro Carril en el 2004 tenía 7 u 8 jugadores ascendidos de las formativas, que había tarbajado bien con Ervandil Mandarín como técnico, caso Ángel Flores, Diego Burgos, “Toto” Pintos, el “Mono” Rodríguez, el “Pelado” Vargas, el propio Mesías que vino de afuera. Al final se nos dio el campeonato, hacía 11 años que Deportivo no salía campeón. También vinieron jugadores de afuera que trajo Mandarín, caso Ruben González, Cristóbal Suárez, el “Mur” Rodríguez, Richard Suárez que venía de Salto Uruguay. Se hizo un buen campeonato. Ferro era el favorito en ese año que hubo play offs. Ferro empató los dos partidos con Ceibal y como había ganado el acumulado pasó a la final, nosotros jugamos la otra llave con Universitario, un equipo joven pero que venía de hacer un buen campeonato. Empatamos el primer partido y le ganamos el segundo, perdíamos 0-1, lo empatamos y en el final con gol del “Chino” Galliazzi ganamos 2 a 1. Fueron partidos complicados siempre y de atrás nosotros logramos ganar la llave y pasar a la final con Ferro».
«La final del 2003 si perdíamos el primer partido con Ferro ellos eran campeones por haber ganado el acumulado, íbamos perdiendo y en la hora tras un reamte de Ruben González que pega en el palo del arco sur, Mesías bien posicionado en el área logra el empate, para jugar otro partido, donde con el empate ellos eran campeones y ganamos esa final tan recordada, 5 a 3. Me tocó hacer el primer gol del partido, tras un tiro de esquina una pelota que queda en el área me exijo y hago el gol. Cuando me exijo para hacer ese gol, me lesiono, iban 25′, un desgarro del cuádricep, porque me queda una pierna hacia atrás, me queda un pozo en el cuádricep, con mucho dolor sigo jugando. En el segundo tiempo salgo. En una final hay que estar 100%, no se puede arriesgar. En esa final fue importante el “Chino” Galliazzi, que hizo goles, iba a todas y se complementaba bien con Mesías».
«En 2004 Ceibal había ganado el acumulado. En esa liguilla estaban Ferro y Nacional. Ganamos la liguilla y después la final. Ceibal dirigido por el “Bochón” Bordagaray. Hicimos aceptable primera rueda, con el “Pelado” Mezza, que deja de dirigir y termina “Bujía” Nieto con Jorge Castagnaro. Hicimos una mejor segunda rueda para entrar a la liguilla. Una anécdota, Pablo Bordagaray, hijo del “Bochón”, siempre fue hincha a muerte de Deportivo, en esa oportunidad era un gurí y siempre estaba con nosotros, antes y durante los partidos, por más que el padre dirigía Ceibal, cosas que solo el fútbol da y mucha gente no sabe, el sentimiento por una camiseta».


La Copa de OFI con 15 años, un gran aprendizaje

«Formé parte del Deportivo del 92′ que jugó la Copa de Clubes de OFI, que por cosas del fútbol se termina perdiendo la final con Punta del Este (Maldonado). Para mí con 15 años fue un orgullo haber formado de ese plantel de 25 jugadores, donde el único gurí era yo. Sólo con viajar con el plantel y estar en el banco de suplentes ya fue muy importante. Comenzaba una nueva generación de jugadores. Los titulares los recuerdo como que fuera hoy, al arco Artigas Rodríguez, lateral derecho Gustavo Laxague, luego Julio Gularte, Lorelzo Likay, Rodolfo Suárez, en el medio Julio Díaz, “Nelo” Sattler, Roy Likay, después arriba, “Cabeza” Ferreira, “Pelado” Mezza y “Piti” Falcioni. Había otros que alternaban, además se jugaba dos campeoantos en simultáneo, Salteño y Copa de OFI».
«Fue un camino dificil que empezó en Bella Unión ante Con los Mismos Colores en Los Olivos. Allí se ganó. Después Bella Vista de Paysandú, que también ganamos de visitante, Nacional de Nueva Helvecia, la recordada final con Fritsa de Tacuarembó. Ahí habíamso perdido de visitante y acá con gol de Roberto Mezza, que rompió la red en el Dickinson, fuimos a un tercer partido en Artigas, que en alargue les ganamos 3 a 1, para después jugar la final del interior. Esa final la jugamos en el viejo Campus de Maldonado, tuvimos todo para ganar y no logramos hacer un gol. Después acá pasó lo que todos saben, todas cosas que me ayudaron a aprender en el fútbol, para cuando tuve que ser titular y capitán en Deportivo. Eso me dejó un gran aprendizaje».
22 MIL KILÓMETROS
«En el 99′ yo estudiaba Enfermería en Montevideo y ese año hice 22.000 kilómetros para venir a Salto todos los fines de semana y jugar en Deportivo Artigas. El técnico era Juan Pintos, el “Toto” Suárez estaba de ayudante, el preparador físico era José Luis Masci. Ellos me daban un trabajo para hacer en Montevideo para mantenerme y andar bien los domingos. Fue un sacrificio bárbaro por amor a la camiseta».


Mas de cuarenta partidos con la selección salteña

«Tuve el orgullo de haber sido citado a muchas selecciones salteñas. La que más recuerdo es la de 2007, que fui capitán, dirigida por Jorge Noboa y con preparador físico era Emanuel Priario. Jugamos la final con Artigas y prdimos por diferencia de goles. Me tocó jugar más de 40 partidos defendiendo a Salto, con Artigas, Paysandú, Río Negro, Tacuarembó, además de compartir vestuario con los mejores del medio. Recuerdo haber jugado de compañero de zaga con Pablo González, el golero era Bruno Peña, el “9” Julio Roldán de Paysandú, también el “Percha” González, había mucho compañerismo dejaban los colores de su equipo para defender a Salto.
«El fútbol salteño mejoró mucho su forma de trabajo en formativas, por eso la cantidad de gurises que se van a jugar a la capital, hoy el fútbol es más físico. Espero salga Salto FC, una ciudad como Salto debería ser parte del profesionalismo por la cantidad de jugadores que salen, además los chicos, pueden formarse sin tener que ir a Montevideo».
«Una de las cosas importantes en mi vida fue en el 2019 cuando mi hijo Matías Suárez, debutó con 15 años en primera, hizo goles y los grite de afuera, como padre e hincha de Deportivo, además mi señora es sobrina del “Toto” Suárez, no me quiero olvidar de eso en esta nota. El fútbol deja una rica enseñanza para todos, las amistades no sólo dentro del club, la amistad con jugadores de otros clubes, sólo el fútbol puede dejarlo. Uno comparte con jugadores y cuerpo técnico, con gente que trabaja alrededor del fútbol, desde quien prepara la comida, la preparación de los equipos, un quinesiólogo, el hincha que va a la sede a acompañarte cuando se gana o pierde, las críticas sanas, de todo se aprende. Todas esas cosas son lo más lindo del fútbol».