Lunes 20 de septiembre, 2021
  • 8 am

Centro Educativo emitió el testimonio de una madre y su experiencia de un hijo con autismo

Con motivo de conmemorarse mañana viernes 2 de abril el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo, el Centro Educativo para Niños Autistas de Salto y Young emitió una carta donde la mamá de un niño con TEA (Trastorno del Espectro Autista) refleja sus vivencias. Este año la situación sanitaria no permite que se puedan desarrollar actividades sociales de sensibilización, por eso, se consideró necesario reflexionar a través de la experiencia de una madre.
ACEPTAR LAS DIFERENCIAS
“Era marzo y empezaban las clases. Había inscrito a mi hijo mayor en el Jardín, y durante semanas hicimos los preparativos de compras de túnica y útiles. También vivimos en familia los “nervios” por empezar esta etapa. A los 4 días de iniciadas las clases, la Directora del Jardín me llama, y me dice que mi hijo ya no podía seguir asistiendo al Jardín, “porque no era para allí”. Los días siguientes fueron de gran desilusión, angustia y desamparo. No sabía que así iban a ser también los años siguientes: las escuelas no sabían cómo educar a mi niño.
Fueron muchas las consultas médicas, sin definir lo que a él le ocurría. Un día nos dijeron al padre y a mí, que él tenía autismo. Fue positivo conocer el diagnóstico.
Lo que no imaginábamos era que durante toda su vida volveríamos a vivir la misma experiencia de encontrar profesionales de diversas especialidades que desconocían cómo actuar al encontrarse con un niño con autismo. Si iba al pediatra, si iba al odontólogo, si iba al club deportivo…, también si iba al supermercado o si subía al ómnibus; las personas lo observaban y actuaban raro. Todavía hoy que es un joven, es común que no lo acepten, es común que lo rechacen, es común que no quieran relacionarse con él. Si lo aceptan, lo dejan en un rincón, o dando vueltas en el patio de la institución que se supone lo aceptó. Pero quienes se toman su tiempo y se acercan, pueden conocer un ser amable, tranquilo, cariñoso, y compañero.
Con el paso del tiempo aprendí que la mayoría de las niñas, niños, jóvenes y adultos con autismo viven la exclusión y la discriminación. Aunque se aprueben Leyes y Convenciones, ellos no pueden ejercer los derechos humanos a la educación, a la recreación, a la participación, a la inclusión, etc.
Que este 2 de abril cumpla su objetivo: ayudar a reflexionar a las personas sin autismo, para que logren un día aceptar las diversas características que identifican a las personas con autismo”.

SOBRE EL AUTISMO

Los trastornos del espectro autista (TEA) son una discapacidad del desarrollo que puede provocar problemas sociales, comunicacionales y conductuales significativos. A menudo, no hay indicios en el aspecto de las personas con TEA que los diferencien de otras personas, pero es posible que quienes tienen un TEA se comuniquen, interactúen, se comporten y aprendan de maneras distintas a otras personas. Las destrezas de aprendizaje, pensamiento y resolución de problemas de las personas con TEA pueden variar; hay desde personas con muy altos niveles de capacidad y personas que tienen muchas dificultades. Algunas necesitan mucha ayuda en la vida diaria, mientras que otras necesitan menos.