miércoles 29 de mayo, 2024
  • 8 am

Organización de los balnearios salteños y vías de acceso a la zona de playas en el año 1926

Colaboración de Cary de los Santos
En 1925 se insistió y propuso al “Concejo Departamental del Salto”, la necesidad de “organizar los Balnearios Salteños y realizar la prolongación de la Avenida Apolón”. Los diarios de la época reclamaban en primer término que se prolongara la Avenida Apolón de Mirbeck desde Saturnino Ribes al Río Uruguay, haciendo desde la esquina de la calle Hervidero (hoy Juan Zorrilla de San Martín) una carretera. El Diario Salteño La Tarde, en la edición del jueves 5 de Agosto de 1926, informaba a sus suscriptores, sobre los trabajos a realizarse: “El Concejo podría hacer ejecutar en noviembre los trabajos provisorios para una buena presentación de toda la costa desde la primer playa en donde terminará Apolón hasta el Salto Chico. Del mismo modo, bien asesorado el consejo deberá ordenar que se señalen debidamente los lugares que no deberán utilizarse como balneario…”. Pero aparte de la prolongación de la Avda. Apolón, los diarios salteños solicitaban a los Concejales que se debería realizar un buen arreglo de las calles: Hervidero, Julio Delgado, y Reconquista (hoy República Argentina) debiendo estudiar la mejor forma de traslado hasta los Balnearios, e inclusive ser ésta conveniente y barata para el pueblo. Sin embargo, en esa misma época, los Concejales Salteños ya venían trabajando en el mejoramiento de las calles que conducían a los balnearios salteños, y además, pensaban en realizar un llamado a licitación en tiempo y forma, que podría dar lugar a que un concesionario ofreciera casillas portátiles o carpas adecuadas para los Balnearios Salteños.
EXTRACCIÓN DE PIEDRAS Y ARENA EN BALNEARIO “LAS CAVAS”
A finales de 1927, en plena temporada de verano, el “Consejo Departamental” resolvió que la “Dirección de Obras Municipales” dispusiera el arreglo y terraplenamiento en la alcantarilla sobre el arroyo Ceibal, luego de impartida la orden el capataz “Brizuela 1 y su cuadrilla” comenzaron a realizar los trabajos en dicho lugar. Un año después, en diciembre de 1928, personal del municipio salteño a cargo de “Don Atilio Gallino” 2, venía realizando los trabajos de extracción de las piedras de mayor tamaño en la zona de “Las Cavas”, con el único propósito de acondicionar una extensión de 200 metros lineales en la costa, donde luego se marcaría con boyas y se habilitaría al público.
LAS CAVAS Y EL CABLE
Entre el tramo de costa comprendido por los parajes denominado “Las Cavas” y “El Cable”, no existía en esa época presencia de arena y el suelo de la parte baja de la costa estaba tapizado de canto rodado, como en la actualidad. Aunque en esa época, muy cerca de la zona existía un gran banco de arena que estaba ubicado en la terminación de la Avenida Paraguay, siendo un gran obstáculo que entorpecía la bajada de los concurrentes a la zona de baño en “Las Cavas”, sobradas razones para que las autoridades de la época tomaran medidas al respecto. En la sesión ordinaria Nº 144 del Consejo Departamental, se procedió a dar lectura al informe del “Arq. Pedro Invernizzi” sobre los trabajos que se venían realizando en el Balneario Municipal: “… Con el fin de facilitar el tránsito, hasta la misma costa, se extrajo la arena que dificultaba la subida a la avenida Paraguay…”
DESMONTE Y ACONDICIONAMIENTO
DEL BALNEARIO “LAS CAVAS”
El 18 de diciembre de 1928, en la “Sala de Sesiones del Concejo”, se dio lectura al informe sobre los arreglos ordenados a efectuar en la playa sobre la Avenida Paraguay. En esa oportunidad, el “Concejal Juan B Hualde” y el Jefe de la Dirección de Obras Municipales, con la aprobación del Concejo, determinaron y ordenaron, que: “…El Capataz Gallino, siguiera desmontando la bajada de la playa y que además se rastreara en lo posible el pedregullo existente y se cubriera la parte rastrillada con arena que en el lugar cerca se encuentra en abundancia, igualmente se le ordene el balizamiento de la misma por medio de seis bollas para marcar la playa…”
APROBACIÓN DE LOS GASTOS DE
INSTALACIÓN DEL BALNEARIO MUNICIPAL
A mediados de enero de 1929, el Consejo Departamental, resolvió aprobar los gastos ocasionados por la instalación del “Balneario Municipal”, según el Proyecto del Concejal Orestes L. Lanza. Sin embargo, para su aprobación definitiva, fue muy importante el informe elevado anteriormente al Concejo por la “Dirección de Obras” a cargo del Arq. Pedro Invernizzi, donde inclusive en dicho informe, manifestaba: “…la necesidad de contar con un servicio de locomoción económico, que facilitaría la concurrencia numerosa al balneario”, y que además: “…en el mismo terreno se proyectara obras más estables, las que serían planeadas una vez ordenada el consejo…”. Finalmente los concejales aprobaron el informe de la “Dirección de Obras” e inclusive ordenaron proyectar y presupuestar los trabajos definitivos.
REFERENCIAS
-1- José E. Brizuela trabajó en el Municipio Salteño desde el año 1901 hasta mayo de 1934.
-2-En el año 1943, la Cuadrilla del Capataz Atilio Gallino, estaba compuesta por 11 obreros, 2 carros, 3 mulas, y 1 caballo. En esa época, el Municipio Salteño contaba con 26 cuadrillas para atender la Ciudad y el Departamento del Salto.
BIBLIOGRAFÍA
-Actas Secretaria de 1927 – Concejo de Ad. Departamental Salto.
-Diario “La Tarde” del 5 de agosto de 1926.
-Copias de Actas de 1925 a 1929 – Concejo de Ad. Departamental del Salto.
-Copias de Notas de 1925 a 1929 – Concejo de Ad. Departamental del Salto.
-Inicios del Salvamento en el Salto Oriental – Gv. Cary de los Santos (2019 – Conferencia brindada a los Guardavidas Zafrales de la Intendencia de Salto).