Viernes 16 de abril, 2021
  • 8 am

Bioparque de Durazno acondicionó los 35 animales que fueron llevados desde Salto

Sevrini & Asociados

Por Daniel Spinelli
El bioparque Washington Rodríguez Piquinela, de Durazno, recibió un búfalo, un león, un dromedario, un jaguar, cinco yacarés, un águila mora, dos águilas coloradas, tres urracas, seis búhos de ñacurutú, una bandurria, una garza bruja, tres flamencos, una chuña, tres pavos reales, dos tortugas de tierra, dos zorros y un erizo. Los animales eran parte de las especies que se exhibían en el zoológico de Salto y que tras la decisión de cierre fueron derivados a reservas nacionales que aceptaron su alojamiento. Además de estos animales y otros que fueron derivados a reservas de Flores y Tacuarembó, hacia durazno dentro de pocos días será derivada la osa Eva, nacida y criada en el Zoológico de Salto. La osa Eva será trasladada cuando terminen las obras previstas en el recinto de una osa de 35 años, que vive en el bioparque de Durazno.
SE POTENCIAN COMO DESTINO
Tras el arribo de los animales que se produjo en condiciones adecuadas y sin ningún inconveniente el intendente de Durazno Carmelo Vidalín, expresó su agradecimiento a Salto, afirmando que serán cuidados y que los animales van a estar en semi-cautiverio. Según aseveró el jefe comunal están prácticamente en libertad, en un ambiente natural, muy bien cuidados por persona capacitado y por los profesionales veterinarios. Con la llegada de los animales que estaban en Salto tanto la reserva Talice en Flores, como los Bioparques de Tacuarembó y Durazno potenciaron sus imágenes como destinos turísticos, aspecto que Salto perdió.
DEL ENCIERRO A OTRO ENCIERRO
Al margen de la política mundial que apuesta a la eliminación de los circos con animales y zoológicos, las especies que estaban en Salto en cautiverio ahora están en cautiverio en estas otras reservas que prácticamente le ofrecen espacios más amplios, muy similar a como estaban las fieras grandes en Salto.
Los recintos del zoológico local ofrecían no solo amplios espacios, sino, además agua y sombra con árboles, por lo que también estaban en semi-cautiverio. De todas maneras el cierre del zoológico de Salto no constituyó la liberación de los animales, sino, que pasaron de un recinto a otro y terminaron como estuvieron siempre, encerrados.