Miércoles 5 de mayo, 2021
  • 8 am

Ocho rosas rojas

Gustavo Chiriff
Por

Gustavo Chiriff

55 opiniones
Jana Amoblamientos

Téc. Univ. Gustavo Chiriff
1001- Frente Amplio
Tenía 46 años y casi los mismos de comunista. Todos lo van a recordar por su alegría y por su compromiso militante, sólo comparable a su pasión por la pesca, los niños y un saber de enciclopedia en materia de plantas e insectos. Ese era Mendiola, Luis Alberto Mendiola, cuya tarea principal en el Partido Comunista era la difusión de la prensa partidaria y el reparto de materiales de propaganda que lleva a las fábricas, los comités y sindicatos. Le dispararon seis veces. El primer balazo es en la cabeza. La bala lo hiere pero no penetra. El segundo balazo le destroza la cara y sale por la nuca. Los otros disparos son en el hombro, en un brazo y en las piernas. La autopsia registra además que hay en su cuerpo ‘heridas raras’, cortantes como de un arma blanca. Fue un 17 de abril de 1972, en el Paso Molino, en el local de la Seccional 20 del PCU.
Junto a Mendiola, 8 camaradas más fueron emboscados, obligados a salir con las manos en alto y prácticamente fusilados en la calle, Raúl Gancio tenía 37 años, una hija pequeña a su cargo y trabajaba en la fábrica del vidrio CODARVI. Le disparan una sola vez. La bala lo hiere en el vientre y cae. Agoniza durante toda la noche desangrándose. Pide que lo atiendan, pide por su hija, pide que no lo dejen morir; Elman Fernández, estudiaba violoncello en el Conservatorio Nacional de Música, era un maestro con el violín, cae y muere al lado del seccional. El primer balazo, en la pierna, lo hace caer. El segundo balazo, en la cabeza, lo mata; José Abreu, era metalúrgico. y trabajaba como peón en la sección moldeado de Nervión Tenía 37 años, cuatro hijos y una mujer joven, de 22 años. En un terreno en el kilómetro 29de la ruta 1, estaba construyendo su casa. Un balazo en el pecho le perfora el pulmón. Cuando ya está caído en la calle le disparan otra vez. Intenta moverse. No puede. La bala le ha atravesado la médula espinal, y le paralizó las piernas. Se arrastra. Se resiste a morir. Finalmente, unas horas más tarde, la muerte lo vence; Rubén López, pasaba todo el día en el local porque trabajaba cerca y no tenía familia. Primero le dan un tiro en la nuca y cuando cae lo rematan de un balazo en la cabeza; Justo Sena era un obrero textil, un curtidor. A Sena le dispararon tres veces. La primera bala, que le da en el pecho, lo tira hacia atrás. Cae y le dan un balazo en el vientre. Lo rematan en el suelo, pero no muere. Con una hemorragia interna llega hasta el amanecer donde fallece y Ricardo González, quien vivía con sus padres y con Mirta, la hermana menor, en La Teja, en una casa que la familia no había podido terminar de construir. Trabajaba desde los 13 años, donde aprendió el oficio de panadero. Tenía 21 años, una novia y un oficio. Hacía tres meses que se había afiliado al Partido Comunista. Muere en forma instantánea, de un disparo en la nuca desde muy cerca.
Héctor Cervelli era obrero metalúrgico y fue uno de los fundadores del sindicato de los obreros metalúrgicos, la UNTMRA. Vivía en Pueblo Victoria. estaba con José Machado dentro del local, junto a la puerta de acceso. Fue el primero en salir. Machado lo vio caer, después un balazo en la cabeza lo derrumbó también a él. Los dos hombres quedaron tirados frente al Seccional hasta que una ambulancia los trasladó al Hospital militar, Cervelli muere días después en el Hospital Militar y Machado a pesar de ser herido en la cabeza sobrevive. “(…) Han caído ocho obreros –denunció el diputado Arismendi en la Asamblea General- sin armas, siendo asesinados con tiros en la nuca, ejecutados, y, más todavía: algunos murieron desangrándose en la calle, donde los dejaron estar largo rato sin llevarlos al hospital y sin auxiliarlos, a pesar de que tenían las ambulancias a disposición”.
Este sábado 17 de abril, se cumplen 49 años del asesinato de ocho obreros comunistas en el Seccional 20 del Partido Comunista de Uruguay, a manos de 500 efectivos militares, policiales y paramilitares fascistas. Porque la memoria sigue viva, es que cada 17 de abril florecen 8 rosas rojas.