Sábado 4 de diciembre, 2021
  • 8 am

Refritante intendente

Gustavo Varela
Por

Gustavo Varela

119 opiniones

Por Gustavo Varela
El pasado día 15, en un periódico de la capital, se leía un titular que expresaba que “la OPP, dará $.40.000.000, para una nueva unidad agroalimentaria para el norte del país, creada entre la Intendencia de Salto y el MGAP”, y al pie del mencionado titular, una foto del titular de la comuna, con la leyenda “Lima anunció la nueva central hortícola en el departamento.
Confieso que me pellizqué, pues no daba crédito a la aparición de la noticia, pues recordaba que en plena campaña electoral, había concurrido el Presidente de la República, y en aquel momento colocó la piedra fundacional del mencionado mercado, luego de añares de promesas y más promesas de los diferentes gobiernos frentistas, que nunca cristalizaban.
Indudablemente, que es una liberación de una partida ya comprometida, a los efectos de proceder a la continuación de la obra, que, conociendo el gobierno nacional los gobernantes locales, van liberando de a poco dichas partidas.
Por las dudas.
Después de notar que dicha noticia es simplemente una fechoría más del pícaro Intendente, que cuando no tiene nada para anunciar reflota noticias antiguas, lo que en la jerga de medios de comunicación se llama “refrito”, que significa la reaparición de algo que ya existía, proseguí leyéndola y lo que si me preocupó, es una frase que al pasar dejó el “refritante jerarca”.
Establece en la nota, que dicha unidad, está pensada para que trabaje en régimen de complementariedad con la Unidad Agroalimentaria de Montevideo (UAM), dado que la misma, (según expresa) es la gran referente de la horticultura y la producción citrícola del Uruguay.
Esa misma idea, es la que planteaba el Ministro Benech del último gobierno frenteamplista, para negarse sistemáticamente a dar la autorización para el inicio de la obras, pues obviamente que en el Sur temen que ese gran negocio de intermediación, que tiene Montevideo y su zona de influencia metropolitana y que lleva a encarecer con costos capitalinos, para solventar intereses capitalinos, lo pierdan, y el Interior deje de ser rehén del Sur, y lo que es peor, que el Norte siga transfiriendo hacia el Sur, los recursos económicos.
El “refritante” Intendente tiene que entender que los intereses que hay que defender son los de nuestra gente, de la gente que hace todo el desgaste, de la gente que se levanta con sol, lluvia, viento o tormenta para producir de la mejor manera posible, para que esos recursos beneficien la producción por sobre la intermediación, que es la que hoy se lleva la gran tajada del león.
Me imagino, que entre Cosse y Orsi, que son los que están disputando la futura representatividad de la fuerza política Frente Amplio, no deben de estar muy de acuerdo en la apertura de la Central del Norte, pues sus intereses van por otros lados. Ellos defienden la de ellos, y está bien que lo hagan.
Lo que me extraña, es que el Intendente de un departamento del Uruguay profundo, termine siendo funcional a los intereses del Sur. Vaya uno a saber por qué ocurren esas cosas.
Nuestro deber, está aquí.
Y los tenemos que defender.