Domingo 5 de diciembre, 2021
  • 8 am

El mundo al que queremos ir

Gustavo Varela
Por

Gustavo Varela

119 opiniones

Por Gustavo Varela
El miércoles pasado, el gobierno, trasmitió en la reunión de Ministros del Consejo del Mercosur, que Uruguay buscará acuerdos comerciales por fuera del bloque, sin dejar de pertenecer al mismo, lo que fue ratificado en la cumbre de Presidentes realizada ayer por el Presidente Lacalle Pou, cuando expresó “el mundo avanza muy acelerado y el Uruguay viaja hacia allí, sin dejar de reconocer ni pertenecer al Mercosur”.
Hace 30 años, Uruguay, Brasil, Argentina y Paraguay, decidieron crear el bloque comercial llamado Mercosur. Ese bloque, al día de hoy no ha dado los frutos que se esperaba, en virtud de que nuestros países no han podido alinearse en objetivos comunes, teniendo fundamentalmente diferencias económicas prácticamente insalvables.
Basta con pensar que si hoy desapareciera la pandemia, y el puente de Salto Grande, de Paysandú y de Fray Bentos reabrieran su tránsito normal, el sistema comercial del litoral Oeste padecería una crisis tremenda, como consecuencia de las diferencias de precios de los diferentes artículos.- O sea, luego de 30 años, algo no funciona.
Obviamente, el perjudicado siempre es el país más chico, en éste caso Uruguay, por lo que el mas grande como no sufre el problema, sigue haciendo daño.
Argentina, hoy por hoy está sumergido en el lodo del enfrentamiento político, quebrado económicamente, sin norte en lo social, pero además no se vislumbra en su horizonte mejoría ninguna.
Brasil, otro tanto, aunque no en el grado de nuestro vecino, pero ambas son economías cerradas, que les cuesta abrirse al mundo.
Así planteado, Uruguay, que sólo tiene chance de desarrollarse viviendo del comercio exterior, pues no tenemos mercado interno, no puede seguir esperando que los gigantes sudamericanos solucionen sus problemas.
Todos los presidentes de los últimos años así lo han expresado.
Batlle, Vazquez y Mujica han insistido en el mismo tema; que el Mercosur se abra al mundo, firmando acuerdos comerciales con otros países o bloque comerciales, que posibilite colocar nuestros productos con bajos aranceles para poder competir en lo que más sabemos producir.
Argentina y Brasil, le temen a la apertura comercial, pues para poder realizarlas precisan hacer reformas, que quite privilegios a determinados sectores, y no se animan a llevarlas adelante.
Allá ellos.
Ya es tiempo de decirles que aunque el desafío es importante y desafiante, el Uruguay quiere insertarse en el mundo del desarrollo y la modernidad.
Que no queremos ser una provincia, que no nos gusta que nos cierren los puentes, que no nos gusta, como nos enteramos estos días, que nos trancaron el envío de tanques de oxígeno en plena pandemia, posiblemente por represalias encubiertas, que si bien escasea el territorio no es así con la dignidad.
Seguimos reconociendo al Mercosur como una formidable herramienta, que no la hemos podido usar.
Quizás sí en el futuro.
El Uruguay tiene urgencias de presente.