Domingo 17 de octubre, 2021
  • 8 am

Estudios confirman que tasa la de nacimientos se desploma en Uruguay

Si bien la baja fecundidad es casi una tradición nacional, la cifra de nacimientos tocó en 2020 su piso histórico, tras caer drásticamente en el último lustro. En los últimos cinco años, la caída es más extraordinaria. En números brutos, se pasó de casi 49.000 nacimientos en 2015 a menos de 36.000 en 2020. También es posiblemente la más baja de la región, aunque varios países de Latinoamérica no tienen datos actualizados a 2020.
FACTORES DE IMPACTO
Para los especialistas, la separación de Iglesia y Estado facilitó asimismo la planificación familiar y la temprana incorporación de la mujer al mundo educativo y el mercado laboral, lo cual favoreció la disminución de los nacimientos. A ello se agrega hoy la postergación de la maternidad, que suele desembocar en la decisión de tener un solo hijo o incluso en problemas de fertilidad. Pero la fuerte caída acontecida desde 2015 es espejo de otra baja crucial: la de la maternidad adolescente.
REGIÓN A LA BAJA
Aunque muchas de las causas de la baja fecundidad son buenas noticias, permanecer en niveles de 1,4 hijos por mujer puede generar problemas a largo plazo. Con la tendencia actual la población uruguaya seguiría creciendo hasta 2040 y recién en 2100 habría un descenso. Pero una consecuencia inevitable es el envejecimiento de la población, que presiona los sistemas de salud y seguridad social. Los expertos consideran que debería apuntarse a que las familias repartan los cuidados para que no recaigan mayoritariamente en la mujer y a que el Estado apoye económicamente la crianza, en un país con un costo de vida alto. La disminución de la fecundidad es una tendencia en América Latina, que imita un proceso afincado en Europa y zonas de Asia. Corea del Sur llegó a 0,9 hijos por mujer en 2019, según datos recogidos por el Banco Mundial. España (1,2) e Italia (1,3) tienen las menores tasas de fecundidad entre los países europeos y Chile (1,6) y Costa Rica (1,7) en Latinoamérica, donde Bolivia aparece en el otro extremo con 2,7 hijos por mujer.