Lunes 17 de enero, 2022
  • 8 am

El arroz está en un momento donde no le puede faltar el agua

En los años de “La Niña” el sector arrocero cuenta con los días de sol necesarios para el buen desarrollo del cultivo, lo cual sumado a la disponibilidad de agua, determinan rendimientos por encima del promedio. Sin embargo las altas temperaturas que se han venido registrando, están generando un nivel de consumo de las plantas y de evapotranspiración muy altos, por lo tanto los sistemas de riego están exigidos al máximo.
El Ing. Agr. Álvaro Roel, director del Programa Nacional de Arroz del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA), reconoció que “en términos generales, hemos tenido un muy buen comportamiento de las variables climáticas que determinan la productividad del arroz” sin embargo advirtió que las “altas temperaturas, baja humedad relativa y el viento, sobre todo en el último mes” han determinado una erogación de los caudales de agua disponibles “muy superiores a lo que es una zafra promedio”.
El profesional explicó que, en su gran mayoría, “los cultivos se encuentran en una fase, dependiendo de la fecha de siembra, donde están realmente consumiendo mucha agua. En general podemos decir que están entre embuche y comenzando la floración”. Roel advirtió que es un momento de gran consumo de agua y donde además “no puede faltar” en esta etapa “porque los perjuicios productivos pueden ser muy grandes” acotó.
Debido a esta situación de demanda del agua y la situación actual de algunos sistemas de riego, INIA está realizando algunas sugerencias a los productores. “Debido a esta altísima demanda, entendemos que es clave recorrer en forma más frecuente que lo normal las chacras para revisar los niveles de agua, porque nos podemos encontrar con alguna sorpresa. Hay recorrer las chacras en forma más frecuente chequeando los niveles de agua” dijo Roel.
En aquellos sistemas de riego con represas “más acotadas” donde el agua es limitada, el profesional dijo que “creemos que no son los momentos de ahorrar agua, si bien más adelante en el cultivo se pueden explorar algunas alternativas de manejo de riego para consumir menos agua y recibir algún aporte de las lluvias, entendemos que este no es el momento de hacer esos ahorros”.
Al realizar los recorridos de chacra, “es fundamental recorrer viendo posibles pérdidas a nivel de los canales y de las rondas, porque sin duda la reparación de estas pérdidas, que siempre las hay, va a tener un efecto muy positivo” dijo Roel y remarcó la necesidad de realizar “recorridas de chacras de manera más asidua”.
Sobre el manejo del riego, con algunas restricciones, para lograr llegar al final del cultivo, se deben dejar para “más adelante, cuando ya estemos más avanzados en la fase de llenada de granos, ojala que la situación cambie y tengamos algunas lluvias”.
Álvaro Roel también señaló que “tenemos que entender que algunos sistemas de riego han tenido demandas de riego que incluso no son operables desde el punto de vista del diseño en el que fueron generados, debido a esos récords de demanda que están existiendo”.