Domingo 22 de mayo, 2022
  • 8 am

La industria aún no paga el marbling en las mejores carcasas vacunas

El Ing. Agr. Lucas Gremminger, expresidente de la Sociedad de Criadores de Aberdeen Angus del Uruguay, integrante de la directiva y criador de la raza, indicó que existe un largo camino para alcanzar altos niveles de marbling en la carne vacuna uruguaya, sin embargo reconoció que aún es una característica que la industria aún no diferencia con un valor adicional.
Gremminger recordó el “primer concurso de novillos para la cuota de la Unión Europea, que posteriormente fue la cuota 481, y eso fue hace 10 años”, donde señaló que “al mirar las fotos de aquellas carcasas, estoy seguro que las que hacemos hoy en día son mucho mejores. Aprendimos a recriar mejor, aprendimos a alimentar los animales con granos y todavía nos quedan muchas etapas”.
El criador y administrador de emprendimientos agropecuarios en nuestro país y Argentina, dijo que “la genética todavía no es un componente que se considere fundamental. Si bien la genética en Uruguay es buena, recién ahora se está hablando del marbling o marmoreo, y eso está pasando porque estamos apostando a otros mercados donde esos aspectos empiezan a tener importancia”.
Según Gremminger, “el marbling es una característica muy importante, y Uruguay nunca la trabajó porque el productor no tuvo un incentivo para mejorar ese aspecto”.
Para el criador se ha “escuchado todo tipo de experiencias para tratar de obtener marbling” en los últimos años. Desde un manejo diferencial en la recría, cantidad de días de encierro,pero “el factor genético me parece que la gente todavía no lo tiene bien claro, y ese es un terreno donde también podemos crecer”.
Gremminger indicó que esa característica tiene “una muy buena heredabilidad”, por lo que “tendremos que darle más importancia, si tenemos que hacer una carne con mejor marmoreo.
El criador reconoció que a pesar de la importancia que ha adquirido está categoría en los últimos años, la industria aún “no está pagando está caterística”. Según Gremminger “avanzamos mucho más rápido en la calidad de producto que en el sistema de tipificación, por ejemplo. Estamos con un sistema de tipificación que es relativamente viejo para lo que hoy estamos buscando, y además está teniendo bastantes problemas de ajuste”.