viernes 30 de septiembre, 2022
  • 8 am

La mentira como instrumento

Fulvio Gutiérrez
Por

Fulvio Gutiérrez

18 opiniones
Movistar – 19/09/22 al 19/10/22

Dr. Fulvio Gutiérrez
La izquierda, ha tomado como modalidad para oponerse a las normas de la LUC que cuestionó mediante el referendo, la de mentir de la forma más absurda y cruda. Inventa argumentos que nada tienen que ver con lo que se cuestiona; realiza interpretaciones maliciosas que tampoco se condicen con la simple redacción de esas normas; y desarrolla torcidas e infantiles argumentaciones que lindan en lo ridículo. Y como cualquier cosa sirve para eso, aún las más chiquitas, aparece el senador frenteamplista Charles Carrera, cuestionando una resolución del Ministro del Interior que autoriza a utilizar una camioneta que perteneció al delincuente “Betito” Suárez, sustituyendo con ella al vehículo blindado con que cuenta dicho Ministerio. Entonces con una infundada elocuencia, califica a esa resolución como “una violación a la normativa vigente y a la finalidad que deben tener los bienes decomisados». Dice que se trata de “una espantosa señal pública que hace parte de la cultura narco”, porque lo incautado y decomisado a narcotraficantes “debe ir a remate”, y lo recaudado “debe servir para la ejecución de políticas públicas en beneficio de toda la sociedad».
Como me pareció que si el uso de ese vehículo no estaba permitido, era un error demasiado grueso por parte del Ministro Heber, decidí analizar a fondo tal acusación. De ese análisis surgió que el senador Carrera demostró tener una memoria selectiva al “olvidarse” de lo que el Frente Amplio hizo en sus quince años de gobierno, destinando vehículos decomisados al uso de los mismos por parte de organismos del Estado,
Hice lo que el senador Carrera no hizo: leer nuestras normas jurídicas sobre el tema. Carrera no analizó la existencia de un Fondo de Bienes Decomisados que fue creado por el artículo 125 de la Ley N°18.046 de 24 de octubre de 2006, en la redacción dada por el artículo 48 de la Ley N°18.362 de 6 de octubre de 2008. A su vez, el Poder Ejecutivo, por Decreto Nº 339/010 de 18/11/2010, -Presidencia de José Mujica- creó el denominado “Reglamento del Fondo de Bienes Decomisados de la Junta Nacional de Drogas”, otorgando a dicho órgano la competencia para conocer, aprobar, y resolver en definitiva sobre la adjudicación o enajenación a cualquier título de bienes decomisados, así como disponer su destrucción en aquellos casos en que resulte pertinente. En el art.4º, se prevé expresamente –entre otras cosas- que en el caso de vehículos decomisados, los mismos pueden ser asignados judicialmente al uso profesional de alguna entidad estatal, que directa o indirectamente haya participado en la lucha contra el narcotráfico. Precisamente, esto último es lo que ampara jurídicamente al Ministerio del Interior por el uso del vehículo que individualizó el senador Carrera.
El senador Carrera olvidó leer también el artículo 2º del Código Civil que dice: “La ignorancia de la ley no sirve de excusa”. Por eso el senador Carrera –que además es abogado- no puede desconocer tan elemental principio jurídico.
Estas actitudes de personeros de la izquierda no son nuevas. Recuerdo que en una oportunidad el ex Presidente Vázquez se pronunció a favor de la “cuarentena total” como forma de combatir al Covid (marzo de 2020), pero dos meses después lo negó y dijo que lo que había dicho era cuarentena parcial (mayo del 2020), y está todo grabado; que el ex Intendente Arana prometió una vez que en el arroyo Miguelete “nadarán cisnes”; que Ramón Méndez (Directo Nacional de Energía durante el gobierno de Mujica), dijo que “aún si Argentina no importara gas, la regasificadora será rentable”; que Mujica dijo en Salto que el Tren de los Pueblos Libres era una gigantesca batalla para unificar Uruguay con Argentina (el tren duró un solo viaje); que con referencia a la privatización de Pluna, Astori dijo que “lo que empieza bien, termina bien” (en realidad Pluna terminó liquidada y sus aviones rematados a precio vil), entonces tenemos que concluir que la mentira y el engaño dentro de la izquierda, forman parte de su estrategia política para desprestigiar al gobierno. Como el Covid, el referendo mutó. Ya no es una oposición para derogar 135 artículos de la LUC. En verdad, lo que se pretende es cambiar nuestro sistema de gobierno y restablecer un populismo de izquierda que por suerte, nuestro pueblo con su voto, cortó a tiempo.