jueves 6 de octubre, 2022
  • 8 am

No me gusta la política

Gerardo Ponce de León
Por

Gerardo Ponce de León

15 opiniones

Por Gerardo Ponce
De León
Siempre pensé que se tenía que creer en los políticos, pero me dan pie para que esto no suceda. Antes que nada corresponde que ustedes sepan que no soy de Cabildo Abierto, del Partido Independiente, del Frente, Colorado, de la Gente y del Partido Nacional. Aclaro esto ya que voy a escribir sobre un partido nombrado, porque me dio pie para que lo tome como ejemplo, y el caso es muy reciente.
Para lograr el consenso de la mayoría, el Presidente de turno, y convencido que hay que hacerlo, piensa que se tiene que reformar el B.P.S. Para lograr eso entrega a los presidentes o encargados de cada uno de los partidos, una copia de la reforma. El presidente del Frente Amplio, con todo su derecho, comunica que se va a hacer un estudio, que le puede llevar un tiempo prudencial, de dicha reforma. Está demás decir que llevó mucho tiempo a gente que está en la materia, muchas horas de estudio, llegar a tener una real y verdadera reforma de lo que se tiene que hacer. Por eso entiendo al Presidente del Frente Amplio, realice y analice su aprobación.
No creo que nadie, piense o diga, no le llama la atención la rapidez que se ha leído y analizado, todo el proyecto el PIT-CNT, a pesar que no es ningún partido político. Me da para pensar que se busca poner “palos en la rueda”, por más que se me diga que se ha leído el proyecto. A un sector le lleva meses su creación, a otro sector le lleva una semana su estudio. Entonces algo no me “cierra”. Uno de los dos está equivocado.
La verdad es que no soy político o no creo en ellos, algo no está bien y me da pie a pensar que una parte está “jugando con nosotros”. Y ahí está mi falta de credibilidad en el sector político y a pesar que creo que tenga errores el proyecto (que lo puede tener), se tendría que leer, estudiar y darle al pueblo, a los votantes, una idea cierta sobre algo que pretende cambiar un ente muy importante como es el B.P.S.
Y así tenemos muchas leyes que necesitan un cambio, pero la parte política, pone su interés sobre la realidad del pueblo. No solo se “atornilla” la verdad de acuerdo al color del cristal con que se mira, sino que se pierde el fin de lo que se busca. Por eso no creo en los políticos.
Si usted cree que me gusta lo que escribo, no es cierto, no me hace ninguna gracia, pensar así de gente que hace tiempo que está en esto, que sabe mucho más que uno sobre este tema o que saben cómo se mueve todo esto y que la parte partidaria se mueve muy fuerte, y hacen parte del sistema y vivencia de este organismo. Son muchos los que buscan “un lugar” dentro del B.P.S., para lo cual es necesario ser político, por eso no me gusta la política, ya que se desvirtúa el fin de integrar el directorio de dicha institución. No es por capacidad, porque yo sé, que es lo que tenemos que hacer, sino que es un puesto político, porque me deben una gauchada. Entonces pago, dicho favor, con un puesto y dejo afuera gente capacitada. Dicha “gauchada” se paga en cualquier puesto de algún ente, cuyo puesto sea una paga política. No es solamente en este gobierno que sucede esto, ya que siempre se hizo.
Por eso no me gusta la política.