martes 27 de septiembre, 2022
  • 8 am

“Nuestra proyección es tener una rentabilidad de US$ 400 millones de dólares por año durante el período”

Movistar – 19/09/22 al 19/10/22

Por Julio Aguirrezábal.
El economista Salvador Ferrer asumió la presidencia del Banco República en abril del año 2020, con todo el desafío de un momento complejo que se acercaba producto del impacto de la pandemia. Ferrer, es egresado de la Universidad de la República y cuenta con una vasta experiencia en la industria bancaria, ya que se desempeñó durante 25 años en la filial uruguaya del banco Citi, donde ocupó cargos de alta responsabilidad. Fue parte de la solución de Citrícola Salteña en el momento de su liquidación para lograr mantener la empresa y que continuara en actividad. Ayer, realizó una recorrida por Salto y visitó nuestra redacción. En diálogo con CAMBIO analizó varios aspectos de la economía del país y el rol del BROU.

-¿Nueva reunión en Salto por lo que fue la liquidación de la ex Citrícola Salteña?
-Sí, y muy contento, porque encontramos una salida muy aceptable. Cuando tomamos este tema allá por marzo del 2020 era una empresa que estaba en liquidación y camino a su cierre. Fue en ese momento que ha pedido del Presidente Lacalle y del Secretario de Presidencia, Álvaro Delgado, buscamos las alternativas para encontrarle una salida. Una empresa viable con una proyección y potencial muy interesante a futuro que estaba en una situación compleja donde la voluntad política para buscar un nuevo año de financiamiento no estaba muy clara, por lo cual luego de una reunión con actores gubernamentales como UTE, BPS y con mucha impronta positiva comenzamos un largo proceso de recuperación. Primero para alinear a todos los acreedores donde el BROU era el principal acreedor de la empresa, pero que desde mi opinión había tomado un rol un tanto pasivo. Una salida a la que se llegó gracias al esfuerzo no solamente de los acreedores, sino muy en particular de los trabajadores, de los ex accionistas y la nueva empresa que le dan continuidad al emprendimiento.
-¿Toda la parte de chacras de producción son parte de los activos de la empresa Frutura?
-Exacto. La empresa tenía una gran parte de chacras propias y otras que eran arrendadas. Frutura compró todo lo que era propiedad de Citrícola Salteña. Ese remate que fue por 36 millones de dólares, Frutura puso el 50% y el BROU está financiando el otro 50%. Cuando vine hace un año y medio atrás la sorpresa era ver como una empresa que estaba en liquidación funcionaba, con dificultades en cuanto la exportación, pero funcionaba. Estuvimos recorriendo chacras, llegamos hasta Constitución donde se viene trabajando en el cambio varietal que este tipo de empresa tiene que tener, pero muy conforme con todo el camino recorrido.
-Siempre se dijo que el gran negocio es deber y si es al BROU ni que hablar. ¿Esta empresa es un ejemplo de ese razonamiento?
-Creo que no es tan así. Yo veo con mucho optimismo el rubro citrícola, sobre todo por esta empresa internacional que puso los ojos en este rubro, pero también hay otras empresas más pequeñas que son muy pujantes, no solo en producción, sino algunas están trabajando en las áreas de packing. La historia de Caputto ya venía generando varios años de problemas, cuando yo asumí lo que vi fue el expediente que la empresa presentaba una seguidilla de inconvenientes que no explicaban cómo habían llegado a esa situación. Creo que hay muy pocos casos en el país de una empresa en liquidación que logre sobrevivir y encima que salga funcionando. Es una nueva empresa hoy, pero funcionando mejor que la empresa anterior.
-Para Salto significó un gran logro, ya que hoy está en un 13,8% de desempleo y el cierre hubiera sido una catástrofe.
-Me cuesta encontrar la situación de cuál es la causa de este guarismo a nivel nacional, pero pensando en la relevancia de la salida de Citrícola Salteña es necesario pensar por un momento, ¿qué hubiera pasado si no se lograba esta salida? La cantidad de trabajadores que se quedaba sin trabajo más todo lo que es rama vinculada al sector. Frutura tomó todo los activos propios de Caputto y había una serie de pequeños y medianos productores que remitían fruta a Caputto que nos preocupa desde el BROU que puedan ser parte de este proyecto a futuro. La empresa está interesada en esto y desde el banco podemos financiar a este centenar de productores que tienen que pasar necesariamente por un recambio varietal para que puedan remitir fruta a Frutura.
– En 2020 la economía uruguaya tuvo una contracción en el entorno de un 6%. ¿Cómo repercutió en el BROU esto?
-El Banco República tomó durante la pandemia un rol distinto al que se toma en cualquier crisis. Si bien tuvimos una economía con una contracción importante, simultáneamente el crédito se expandió. Jugamos un rol totalmente inusual pero que permitió un gran soporte sobre todo a pequeñas y medianas empresas, pensando en todas aquellas empresas que tenían vida económica por delante que tenían balance positivo pero pasaban por una situación de liquidez muy compleja debido a la caída dramática de las ventas. El camino fue apoyarlas de la mano del Sistema de Garantías (SIGA) que ya existía, pero que el gobierno se encargó de reforzarlo durante la pandemia y que los bancos pudimos utilizarlo para poder apoyar a empresas. Analizando hoy en pos pandemia, los números del BROU y del sector bancario en general en cuanto a morosidad ha mejorado. Todo esto sumado a una coyuntura que para un país de base agropecuario como el nuestro estamos en un muy buen momento.
-Usted asumió en abril del 2020 y ese año se decía que el BROU tuvo récord de rentabilidad, unos 500 millones de dólares.
-Nosotros tenemos una perspectiva muy optimista para todo el período de lo que el BROU tiene para contribuir a rentas generales. Es muy importante que el BROU tenga que generar ganancias, para empezar porque debe cuidar los ahorros de todos los uruguayos y debemos contribuir de forma adecuada desde el punto de vista de rentabilidad al capital invertido en el banco y tenemos una perspectiva de unos 400 millones de dólares promedio en todo el período que son dividendos que contribuiremos a rentas generales. Pero por otro lado focalizarnos en un banco de desarrollo y que tenga un rol expansivo en todas sus líneas de negocios.

“El sector agropecuario-industrial representa casi el 60% del portafolio del banco”

-¿Qué sector utiliza más el BROU?
-Desde el punto de vista empresarial el sector agropecuario-industrial es casi el 60% del portafolio del banco. El banco está presente en todos los rubros, pero por historia el sector agropecuario es el sector más importante. Y tenemos un negocio muy importante de lo que es el crédito familia y de personas.
-¿Cómo se viene manejando el tema de reducción de personal?
-El mundo evoluciona y va cada vez más a formas digitales. Nosotros hemos defendido la presencia del BROU en el país en las diferentes sucursales y hemos adelantado que no tenemos a corto y mediano plazo planificado el cierre de sucursales, incluso hemos dispuesto la instalación de una veintena de cajeros automáticos en localidades muy desatendidas, es decir que el banco está expandiendo su presencia. Hoy en día la utilización de herramientas digitales y tecnológicas implica cada vez una menor necesidad de sucursales. Y si uno mira a futuro se puede estimar que van a haber menos sucursales, menos empleados y más herramientas digitales. Pero no es algo que estemos viendo a corto plazo.
-¿En qué plazo se estima habrá este cambio?
-Me animo a decir que en unos 10 años más va a costar más justificar la presencia territorial del banco. Por eso con el equipo que tenemos queremos potenciar la generación de negocios con funcionarios de las sucursales y no tener que analizar el costo que genera mantener la sucursal abierta.
-¿Se sigue en la política de vacante 3-1?
-Eso fue durante el 2020 y 2021, en el año 2022 se repuso el 100% de las vacantes generadas y para el 2023 estamos en una línea bastante parecida. El BROU tiene hoy una dotación de unos 3.500 trabajadores. Hay que destacar que estamos en un recambio gerencial muy importante ya que cuando asumí el 40% se jubilaba y eso fue un desafío muy importante para el BROU en estos 5 años.
-Cabildo Abierto impulsa un proyecto basándose en que hay 800 mil uruguayos endeudados con el sector financiero. ¿Cuál es su posición al respecto y cuál es la morosidad del BROU?
-Creo que la cifra que se ha manejado de 800 mil o 1 millón de personas en el clearing tiene que ver con el historial. Hay un sector que accede a créditos con tasas muy elevadas. Desde mi punto de vista no es a nivel legislativo que esto se corrige, sino un rol más activo del BROU en todo lo que es su línea de créditos. El BROU siempre ha tenido las mejores tasas para créditos, pero no hemos sido muy efectivos para llegar al público que queremos. Uruguay no es un país que tenga sobre endeudamiento, en realidad cuando uno compara los países en lo que es crédito-PBI en Uruguay siempre ha estado en un 25-30%.

Movistar – 19/09/22 al 19/10/22