miércoles 28 de septiembre, 2022
  • 8 am

Servicio de Tranvía en el Salto Oriental

Por Cary de los Santos.
En el año 1870 don Luis Revuelta, propone a las autoridades locales la construcción de un tranvía que partiría del muelle del puerto, continuaría por la calle Arapey (hoy Brasil) internándose por la ciudad hasta la estación del Ferrocarril a Santa Rosa, pero la negociación nunca se llegó a formalizar. Poco después un vecino del Salto Oriental, de apellido Panelo, presenta un proyecto similar que corre con idéntica suerte al anterior al no tener éxito en su gestión. En el año 1872 don AlfredoTrianón,en representación de “La Sociedad Anónima del Tranvía de Salto” obtiene la autorización oficial del gobierno de don Lorenzo Battle, para la instalación de una línea de tranvía a sangre o a vapor. Pero a pesar de la extensión de los rieles por las calles adyacentes al puerto, de la terminación de las obras y de su inauguración (un 1º de febrero de 1873) la Sociedad Trianón, no pudo continuar con los trabajos proyectados y al año siguiente un sindicato de vecinos del Salto Oriental, que estaba formado por los siguientes señores: Andrés Rivas, Gregorio Castro, Prudencio Quiroga, Francisco Berch, Antonio Martínez, Ramón Alberdi y Antonio Rocca, se hicieron cargo de la empresa hasta el año 1875, desistiendo continuar con lo proyectado a consecuencia de la gran crisis económica y política que vivía el país. En el año 1877 se le otorga una nueva concesión al sanducero don José María Fernández, para establecer un servicio de transporte de pasajeros por medio de la utilización de tranvías. Sin embargo, don José no cumple con los compromisos contraídos y la Junta terminaría con la caducidad de la concesión otorgada.
SCHUCH ESTABLECE EL
SERVICIO DE TRANVÍAS
En 1896 un inmigrante alemán, vecino del Salto Oriental y comerciante dedicado al transporte y venta de piedras finas, don Juan Nicolás Schuch, inició las gestiones para establecer un servicio de transporte de pasajeros, utilizando coches de tranvías tirados por caballos. Sin embargo, tres años después de haber iniciado los trámites, el progresista alemán logra coronar con éxito su gestión, haciendo realidad un deseo que no había podido cumplirse en 26 años de intentos fallidos de establecer el servicio. El 19 de febrero de 1899, los Sres. Don Nicanor Amaro y Don Francisco E. Simonet en representación de la Junta Económico Administrativa del Departamento del Salto, ante el Escribano Público Don Jaime M. Illia y testigos presentes, procedieron a conceder el «Planeamiento y explotación de una línea de tranvía» a don Nicolás Schuch, durante un periodo de 25 años.
INAUGURACIÓN DE LA LÍNEA
DEL TRANVÍA SALTEÑO
El 31 de octubre de 1899 se procedió a dejar habilitada la línea del Tranvía Salteño, realizándose a las 15 horas los actos protocolares de la inauguración y se labró un acta, que decía: “En la ciudad del Salto a los treinta y un días del mes de octubre de 1899, reunidos en la Estación Illia, los Señores Dr. Don Eduardo Martínez García, Don Ignacio Lluberas miembros de la Junta Económico Administrativa del Departamento, el infrascrito Secretario; con asistencia del Sr. Jefe de Político del Departamento Dr. Don Bernardo Silva y Rosas, de su Oficial 1º Don Miguel Forteza, del Empresario Don Juan Nicolás Schuch, el Gerente de la Empresa, el Sr. Don José Ma. Fernández y de numeroso público; el Dr. Don Eduardo Martínez García hizo uso de la palabra y en nombre de la Junta Económico Administrativa declaró inaugurada la línea del Tranvía Salteño y habilitada desde hoy para el servicio público…”
LAS LÍNEAS DEL TRANVÍA SALTEÑO
Los vecinos del Salto Oriental, reciben con algarabía, vivas y hurras al nuevo servicio de transporte. Las líneas del Tranvía Salteño atraviesan la urbe de un extremo a otro de la calle Uruguay con un ramal paralelo por la calle Daymán (ahora Artigas) del que sale otro que va por Larrañaga hasta el Cementerio. Sin embargo, dos pequeños escapes sirven para el tránsito de los coches que transportan carne a los mercados «18 de Julio y Central». El servicio de tranvías, además contaba con dos líneas suburbanas, una hasta el Hipódromo y otra hasta los Corrales de Abasto, por la Avenida Alberdi (hoy Batlle y Ordoñez). En la calle Uruguay esquina Blanes se alzaba majestuoso el edificio que alojaba la «Estación Central de Tranvías», luego fue ocupado por la «Sociedad Fomento Rural de Sopas», y en la actualidad, se alojan los talleres municipales (Carpinteria, Herreria, Electricidad, Pintores, Sanitaria, Fibreros) y Garage de la Intendencia de Salto.
VENTA DEL TRANVÍA SALTEÑO
En la primavera de 1918 los sucesores de Don Juan Nicolás Schun, vendieron la “Empresa del Tranvía Salteño” a la «Sociedad Preve y Frioni». En la venta estaba incluido todo el material rodante, los animales de tiro, útiles, herramientas y accesorios que resultaron del inventario presentado y suscrito por los entonces arrendatarios Don Pedro y Adolfo Realini. Sin embargo, la nueva sociedad no tuvo los resultados esperados y por Decreto del 31 de diciembre del año 1924 la «Empresa del Tranvía Salteño» fue adquirida provisoriamente por el municipio salteño.
LA DESPEDIDA AL TRANVÍA SALTEÑO
El servicio del tranvía municipal no dió los beneficios económicos que se esperaban y fue objeto de acaloradas discusiones entre los miembros del Concejo de Administración Departamental, para estudiar si era conveniente continuar invirtiendo y gastando en un servicio obsoleto y venido a menos. Finalmente, en la noche del 2 de noviembre de 1931, se efectuó un homenaje muy emotivo donde se procedió a dejar clausurado el servicio tranviario y los vecinos del Salto, con nostalgia acudieron a despedir a los viejos coches del tranvía.
BIBLIOGRAFÍA
1- Libros de actas del Concejo Departamental de Salto.
2 – Historia General de la Ciudad y Departamento de Salto – José María Fernández Saldaña y César Miranda.
3 – «Salto de Ayer y de Hoy – Crónicas y Documentos» del Consejo de Primaria y Tecnología Educativa de Salto.

Tranvía circulando frente a la vieja plaza de los Treinta y Tres Orientales.

Movistar – 19/09/22 al 19/10/22