miércoles 30 de noviembre, 2022
  • 8 am

Líneas de trabajo y líneas de belleza

Armando Guglielmone
Adiestrador canino – Educador etólogo
Contacto – 098 539 682
¿A qué nos referimos cuando hablamos de esto? A lo largo de décadas los perros fueron mudando de propósito, no de manera natural si no provocada por el hombre, muchas veces en el afán de encontrar un modelo de belleza racial totalmente subjetivo por cierto en el cual se empezó a dar más valor a atributos estéticos que a los comportamentales, así se comenzó a dividir la crianza en perros seleccionados por su capacidad para el trabajo y en perros para exposiciones de belleza. Si tomamos como ejemplo la raza más popular a nivel mundial como es el perro de ovejero alemán es evidente a simple vista las diferencias entre unos y otros, mientras que en las líneas de trabajo vemos ejemplares que, aparte de lucir fenotípicamente distintos presentan mayor intensidad de instintos, mayor capacidad para el aprendizaje y mayor rusticidad y salúd en las de belleza vemos ejemplares que generalmente aparte de verse diferentes carecen de instintos marcados, baja predisposición al trabajo, poca resiliencia y debilidad generalmente en los posteriores, notándose una especie de sensación de arrastre al caminar. ¿Pero no es acaso el mismo perro? En un momento lo fue, hasta que la influencia del gusto personal de dos jueces alemanes de la raza, los hermanos Martinn, hizo que se empezaran a seleccionar ejemplares con mucho color rojizo, de espalda inclinada y todo eso sin tomar mayormente en cuenta la predisposición de esos perros para el trabajo, en cambio muchos criadores apostaron seguir criando con ejemplares con mucho nervio para el trabajo e instintos acusados y así empezaron a coexistir dos líneas de la misma raza haciéndose más popular la de belleza aunque últimamente muchas personas están optando por la vertiente de trabajo. Y así ocurre con razas como border collies, labradores, dobermann, rotweiller, etc. En razas como estas, en nuestro medio que es difícil conseguir ejemplares puros de líneas de trabajo si quisiéramos un cachorro deberíamos conocer los padres para saber qué tipo de perro podremos conseguir, hay sí muchos buenos ejemplares para adiestramiento en estas líneas pero la elección deberá ser por individuo y no por raza en general. En el caso de los ovejeros belgas está un poco más fácil ya que de las cuatro variedades de las cuales hay tres en el país, la variedad groenendael (negros) y la tervueren (marrones) se decantan más por la belleza debiendo seleccionar con cuidado el ejemplar ideal para adiestrar en cambio con el malinois no deberíamos tener problemas pero, cuidado, todos son altamente adiestrables pero no todos tienen las mismas capacidades. Ya no es tan fácil tener a Rin Tin Tin en casa.