miércoles 30 de noviembre, 2022
  • 8 am

«La Acacia» colocó los 36 toros Aberdeen Angus en 30 minutos

En la jornada de ayer se realizó el remate anual de cabaña «La Acacia» de Octavio Martigani y familia, en la propia estancia en la zona de Guichón en el departamento de Paysandú. En un mercado muy ágil y con puja de distintos puntos del país por la oferta presentada por la cabaña, se colocó el 100% de la oferta a cargo del escritorio Indarte & Cía.
Como es tradicional, con todo el equipo de Indarte & Cía en la pista y el martillo de Walter H, Abelenda, la subasta dio inicio con los vientres. Primero fueron 41 vacas y vaquillonas preñadas, PI y SA, que se pagaron entre 1.200 y 840, promedio U$S 953; 10 piezas de cría hicieron U$S 720, cada una; 7 vientres con servicio entre 864 y 840, promedio U$S 857; y los 11 vientres entorados entre 1.020 y 864, promedio U$S 927.
Y en los toros el mercado mantuvo la firmeza. Primero tres de los planteleros entre 4.200 y 3.900, promedio U$S 4.020. Luego 33 toros PI y SA de 2 años, cotizaron entre 3.360 y 2.400, e hicieron un promedio U$S 2.860. Por lo que los 36 toros promediaron U$S 2.955.
Gonzalo y Fernando Indarte, al cierre del reamte, se mostraron conformes con las ventas de este remate. «En momentos que el mercado está un poco trabado y no tiene la agilidad del año pasado, sobre todo por el aspecto climático, acá no hubo en ningún momento que pedir varias veces para arrancar un lote, había oferta para todos los vientres y toros», explicaron.
Y los 36 toros «se colocaron en poco más de 30 minutos, por lo que podríamos decir que se vendió a razón de un toro por minuto».
Por su parte, Octavio Martigani (h), quién fue el encargado de jurar la raza Aberdeen Angus en la última edición de la Expo Salto, también se mostró «muy contento». «Coincidimos con algunos colegas que fue un rematazo, con un mercado muy fluido para los vientres y toros, lo que mucho reconforta» agregó.