miércoles 7 de diciembre, 2022
  • 8 am

Montossi : «Frustración porque no fuimos capaces de convencer a más productores»

Tras la decisión de Central Lanera Uruguaya (CLU) manifiesta en un comunicado a sus cooperativas de base, de cerrar temporalmente las inscripciones de lanas con micronajes superiores a las 21 micras, el sector productivo ha reaccionado y cuestionado fuertemente dicha decisión, que según explicó el gerente de la empresa tiene una lógica económica y de resguardo de los intereses de sus socios.
Pero más allá de los comentarios que han surgido en las redes sociales y las explicaciones de la empresa, seguramente el productor ovejero concordará que este no es un tema nuevo y que hace muchos años se viene hablando de una realidad que nadie esperaba que un día llegara.
Por decir, el Ing. Agr. Gianni Bianchi de la Facultad de Agronomía en su momento, era uno de los impulsores de avanzar en la producción de carne ovina de alta calidad con razas carniceras y salir del doble propósito. Un profesional siempre muy criticado por gran parte del sector productivo.
El Ing. Agr. Roberto Cardellino, allá por el año 2018, habla de la «necesidad» de definir el sistema productivo del ovino y señalaba un sistema lanero, con lanas más finas que representaban el mayor ingreso, y un sistema carnicero donde se apuntaba a una mayor producción de carne de alta calidad.
Y quién forma parte de este artículo, el Ing. Agr. Fabio Montossi integrante del equipo de Carne y Lana del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) quién hace más de 20 años, cuando se hablaba del afinamiento de las lanas merino, nos decía «en el ovino hay que profesionalizarse, producir carne o producir lana fina y de alta calidad».
Podríamos traer alguna de las notas que le hacíamos en el año 2001 o 2002 y seguramente hablaríamos de lo mismo. También en ese momento, sin las famosas redes sociales, había voces discordantes con esta posible realidad, había quienes pensaban que si el mundo se iba a las lanas más finas o las razas carniceras, quedaría un hueco en los micronajes de lanas medias que sería reemplazado con las producidas en el país, algo que hasta el momento no ha sucedido.
En una jornada organizada por Lanas Trinidad, el pasado martes en el Hotel Horacio Quiroga, el Ing. Agr. Fabio Montossi habló con CAMBIO sobre esta situación y marcó su «profunda tristeza» ante la situación, su «frustración porque no fuimos capaces de convencer a más productores» y al mismo tiempo «la conciencia tranquila por todo lo que hicimos con el equipo de carne y lana de INIA, sobre este tema».
El profesional dijo que en aquel momento «miramos escenarios, los estudiamos, los proyectamos para adelante y se dio así», si bien reconoció que «a veces le erras en investigación», remarcó que lo más importante es «no dejar de tener propuestas y esas están, por eso estamos tranquilos».
Montossi recordó que en momentos donde se marcaba desde el programa de Carne y Lana de INIA, que la ovinocultura nacional se debía una discusión profunda sobre los objetivos y el rumbo que debía tomar, desde varios sectores se veían «lejos» estos cambios y se decía que «no van a llegar, estos son unos temas teóricos, la última onda viene y la traen al Uruguay».
Lamentablemente aquello que se decía hace 20 años, «vino de la peor manera, vino todo rápido». El profesional dijo que actualmente no es solamente el producir lanas finas, sino que además se suman otros temas como «la sustentabilidad y la biodiversidad» y para quienes aún ven lejos «estos temas» recordó que los consumidores han «transformado» sus demandas en «un agronegocio con estos sistemas de certificación, donde el que está recibe un premio, el que no está no lo recibe».
Fabio Montossi reiteró su «tristeza» por las cosas que han pasado «durante estos 20 años y donde seguramente hay muchos productores que deben estar en situaciones muy comprometidas». Sin embargo remarcó que es importante destacar que «hay oportunidades para aquellos que están ubicados en el lugar ideal en estos momentos».