miércoles 30 de noviembre, 2022
  • 8 am

El hallazgo de un diente condujo al descubrimiento de nueva especie de dinosaurio carnívoro en Tacuarembó

Según informó El País, un diente aserrado de forma llamativa hallado en Tacuarembó corresponde a un nuevo dinosaurio carnívoro para el país, perteneciente a la familia de los abelisáuridos. Datado con 150 millones de años, es uno de los cuatro abelisáuridos encontrados en el mundo que se corresponden al Jurásico, aunque estos animales eran típico del Cretácico.
DIENTES FUERTES
Más pequeños que estos dos gigantes, los abelisáuridos igual imponían respeto con una cabeza, aunque media corta pero más bien alta, que tenía una boca con dientes cuyos dentículos parecían “ganchos para desgarrar carne”. Justamente, se reconoció a la familia por su borde aserrado. El de atrás tiene unos dentículos largos que se curvan hacia arriba en forma de gancho; mientras que el de adelante llega hasta abajo del todo y tiene dentículos más cortos y asimétricos. A diferencia de los dientes de los Torvosaurus y los Ceratosaurus, el esmalte de los dientes de los abelisáuridos no tiene ninguna orientación en particular. El nuevo dinosaurio, cuyo hallazgo fue publicado en una revista especializada este mes con la colaboración de los brasileros Rafael Delcourt y Max Langer y el uruguayo Daniel Perea, fue presentado ayer formalmente en sociedad en el X Congreso Uruguayo de Geología.
CARACTERÍSTICAS
La familia de los abelisáuridos le debe su nombre al profesor argentino Roberto Abel. Estos carnívoros tuvieron mucha difusión en el continente de Gondwana, un antiguo bloque que se ubica en el hemisferio sur –luego se dividiría en Sudamérica, África, India, Madagascar, Antártida y Australia–, lo que explica por qué casi no hay ejemplos en el norte. Este es el primer registro en Uruguay y uno de los pocos registros jurásicos del grupo a nivel mundial, dado que eran típicos del Cretácico. En cuestión de tamaño, no se puede estimar el de este animal en particular por solo un diente, pero sí se puede decir que los abelisáuridos eran más pequeños que los Torvosaurua y los Ceratosaurus, sus compañeros de territorio por estos lares. La mayoría era de tamaño mediano, entre cinco o seis metros. Una de sus características físicas representativas son los brazos cortos que ya están presentes en el ejemplar más antiguo encontrado en Argentina. Se puede especular que también tuviera algún cuerno en la cabeza como se ve en abelisáuridos posteriores en el tiempo como los Carnotaurus (dos cuernos sobre los ojos) o los Majungasaurus de Madagascar (un cuerno solo en la frente).