sábado 28 de enero, 2023
  • 8 am

Docente de arte les ofrece a niños de diferentes contextos aprender a pintar en forma gratuita

Por Andrés Torterola.
“MuyPatriArt” es un taller de libre expresión donde concurren niños de edades que va desde los tres años hasta los 11, también personas con síndrome de Down y de Asperger que encontraron allí un lugar de libre expresión, aprenden arte en sus diferentes disciplinas. CAMBIO entrevistó a la profesora de arte Patricia Salvo, docente de la escuela pública y privada que en sus horas libre atiende un taller con 32 niños interesados en aprender pintura, títeres, en el lugar se puede leer cuentos, se trata de un espacio de libre expresión.
ESPACIO DE ARMONÍA
A fin de año se hace una instancia de exposición con los trabajos efectuados por los alumnos, se trata de un taller que no tiene fines de lucro, sino que la idea es proporcionarles a los niños que tengan gusto por el arte la posibilidad de expresarse en un ámbito de armonía donde puedan compartir con otras personas. La docente dijo que su preferencia es el trabajo con niños de contexto crítico, en reiteradas oportunidades han fracasado en otros lugares pero que en el taller de libre expresión se quedan gustosamente, eso produce una satisfacción enorme pero además genera interés y entusiasmo en estos chiquilines que más adelante pueden llegar a ser grandes artistas, agregó.
SU LUGAR EN EL MUNDO
Es justo decir que en el caso de los niños con síndrome de asperger que concurren al taller trabajan con todos los colores, en algunos casos estos niños no pueden tocar la pintura porque se descompensan, pero no es el caso de los que concurren al taller. También hay niños con síndrome de Down, son casos especiales en algunas situaciones no hablan y por ese motivo no están en contacto con los demás compañeros, pero de todas formas realizan algunos trabajos de pintura, títeres y demás. Los demás niños concurren a escuelas públicas y privadas, y luego participan del taller, allí se reúnen estudiantes de todos los contextos, también han llegado niñas de entre 10 y 11 año que han sufrido bullying, en algunas oportunidades con diferentes estados anímicos, pero en el transcurso de la jornada, en contacto con las pinturas y los compañeros esas situaciones se van corrigiendo, es un lugar donde los chiquilines muchas veces encuentran paz, por ese motivo vuelven. Algunos han manifestado que el taller de libre expresión es su lugar en el mundo.
LUGAR ENTERNECEDOR
Patricia explicó que ese taller es un lugar enternecedor que tiene una historia familiar conmovedora ya que pertenecía a su madre, en ese espacio donde existía un lugar de creación prendas de vestir en la actualidad se encuentra el taller de arte. En la jornada de ayer 3 de diciembre se realizó la muestra de taller en “Fermento Divino” donde se expusieron las obras de los alumnos realizadas durante el año. Las clases culminan este mes y se reinician en el mes de marzo del próximo año.