domingo 5 de febrero, 2023
  • 8 am

Aumentan consultas médicas por cuadros de gastroenterocolitis tanto en niños como en adultos

En verano es más frecuente la aparición de trastornos intestinales, tanto en forma de gastroenteritis como de estreñimiento, ambos muy ligados a esta época. Esto se debe en gran parte al calor, que propicia la descomposición de los alimentos y, con ello, las infecciones, y también por el cambio de horarios y de tipo de alimentación, entre otros factores.
GASTROENTERITIS EN VERANO
El calor favorece la aparición de este problema gastrointestinal, cuyo principal síntoma es el aumento de las deposiciones. Se advierte que son especialmente vulnerables los niños pequeños, los ancianos y los enfermos crónicos. Las gastroenteritis pueden producirse en verano por diferentes causas, entre las que se encuentran:
-Por virus intestinales, que además son muy contagiosas. Los síntomas son diarreas durante 3-4 días, vómitos, malestar y, en ocasiones, fiebre de 37 o 38ºC.
-Por bacterias. En la mayoría de las ocasiones se trata de bacterias muy similares a las que se encuentran en la flora intestinal. Sin embargo, en algunos casos, como la salmonelosis, son infecciones originadas por bacterias que pueden provocar la inflamación del intestino.
-Por parásitos microscópicos. Pueden aparecer por no lavar bien las verduras o en agua de pozos, aunque el riesgo es mayor en países con sistemas de aguas menos perfeccionados.
CLAVES PARA PREVENIR
Debemos lavarnos las manos, especialmente después de haber estado en contacto con alguna persona infectada, y en la cocina debemos aplicar las medidas de seguridad alimentaria, así como no romper la cadena de frío en la carne, los huevos y las salsas, que son muy sensibles al calor.