miércoles 8 de febrero, 2023
  • 8 am

Rumores de invasión y compra de buques

Por Cary de los Santos.
UN BUQUE NUEVO DE NOMBRE «HAWELOC»
Según los diarios bonaerenses, la escuadra de Urquiza, se aprontaba a gran prisa y la aumentaban con un buque de vela y un vapor nuevo, el “Gral. Haweloc”, que debe venir con bandera inglesa de Rosario. Posteriormente, el 3 de agosto de 1859 por una correspondencia de don Valentín Alsina dirigida al Gral. Mitre, se supo que el “Haweloc”, no integraría la Escuadra de la Confederación.
“…El Havelock pasó, y ya estará en el Rosario. Este asunto, que se enturbiaba y amargaba con nocivas complicaciones, ha concluido felizmente. Va convoyado por el vapor británico Buzzard, que ha asegurado que ni lleva artículos de guerra y se ha sometido al registro (aunque éste no se hizo por haberlo así ordenado el Gobierno, como es de práctica cuando hay convoy neutral), ni pertenece á Urquiza. Según nuevos indicios, parece que así es, y que va á ser paquete entre el Rosario y Montevideo…”
EL DESTINO DE LA COMPAÑÍA «SALTEÑA»
El Gral. Justo José de Urquiza, precisaba armar la “escuadra naval”, en la Compañía Oriental de Navegación a Vapor denominada «Salteña» tiene a su ahijado, amigo y hombre de confianza, el entrerriano «Mariano Cabal», a quién recurrirá, para conseguir los buques necesarios. El escritor Jorge Newton, refiriéndose a la maniobra, nos relata:
“…Como la flota de la Confederación es insignificante frente a la que tiene el gobierno de Buenos Aires, y como el Tesoro nacional carece de fondos para comprar barcos, Urquiza se los proporciona mediante una maniobra financiera que consiste en adquirir la casi totalidad de las acciones de la empresa naviera “Salto”, en combinación con Mariano Cabal. Llegando el momento, esa flota puede ser armada para que coopere con las unidades básicas de una modesta escuadra…”
Con la toma del vapor de guerra “Gral. Pinto” la “Escuadra de la Confederación Argentina”, se veía con más ventaja y fortaleza, respecto a la Escuadra del Gobierno de Buenos Aires. El Gral. Urquiza, tenía en Montevideo, los vapores: “Salto” , “Menai” , “Pampero” y “Hércules”y la goleta “Argos”; en el Río Paraná, contaba con los siguientes buques: el vapor “Gral Pinto”, que se le había cambiado su denominación a “9 de Julio”, “Santa Fe” y “Congreso”; en Corrientes: el “Presidente” .
ESCUADRAS NAVALES DE BUENOS AIRES
La situación política y la necesidad de la guerra, hicieron que el “Gobierno de la Confederación Argentina” tuviera que crear una marina militar, comprando para ese fin cinco buques mercantes, los vapores: “Salto”, “Menai”, “Pampero” y “Hércules”, la goleta “Argos” y una barca. Casi todos estos buques, exceptuando dos o tres fueron artillados en Montevideo, y el armamento de los tres primeros que habían sido adquiridos mucho antes que los otros, fue lento. La goleta “Argos” y el vapor “Hércules”, las dos embarcaciones con bandera brasileña, habían sido comprados (El “Argos” comprado a una repartición del Imperio de Brasil) y armados en esas condiciones, embarcando el armamento y municiones en el Puerto de Río de Janeiro , en cambio los vapores “Salto”, el “Menai” y el “Pampero” tenían bandera sarda, siendo armados en el Puerto de Montevideo, y aunque, la provisión de los artículos de guerra (armamento y municiones) eran muy limitado en la plaza, fueron adquiridos por compra a comerciantes montevideanos a excepción de los cañones con su correspondiente munición, que fueron comprados y traídos del Brasil por el “Argos”.
El Gobierno de Buenos Aires, también armó su “Escuadra naval” de guerra, que estaba integrada por los vapores: “Guardia Nacional”, “Cuaguazú”, “Constitución”, “Buenos Aires” y el bergantín “Río Bamba” y el vapor inglés “Camila”, que según los rumores en la época, había sido comprado por el Gobierno de Buenos Aires en Río de Janeiro.
¿QUÉ VIENEN HACER ESTOS FANFARRONES?
El 26 de setiembre de 1859, siendo las tres de la madrugada, había llegado un chasque al “Puerto de las Piedras” para anunciar que tres vapores enemigos del Gobierno de Buenos Aires , subían el río, y no pasó mucho tiempo en aparecer los buques al alcance de la vista. Inmediatamente los vigías apostados en las Piedras, hicieron la señal de aviso y desde Rosario, se le contestó con otra señal, los vecinos alborotados, se preguntaban: ¿Qué vienen hacer estos fanfarrones?, pero los vapores se asomaron y dieron la vuelta río abajo.

Escuadra Naval de Buenos Aires en 1852 – óleo de Bartolomé Bossi. Aparecido en el portal de Histamar.