viernes 3 de febrero, 2023
  • 8 am

Consejos médicos para mitigar impacto de las olas de calor y evitar deshidratación en adultos mayores

Por Melisa Ferradini
Estamos atravesando un momento especial por las altas temperaturas que se están viviendo estos días, hemos tenido varias alertas de color naranja, o sea quiere decir que hay que tomar extremos cuidados para los adultos mayores, para todas aquellas personas que padecen enfermedades crónicas y también para los niños, los bebes menores de un año. En realidad lo más temible de esto es el golpe de calor que es el problema más grave que pueden presentar los adultos mayores. Los días de mucho calor producen en ellos un aumento importante de la temperatura corporal, que ellos no pueden transpirar, entonces no se puede termo regular y presentan todas estas consecuencias del golpe de calor. Por estos puntos importantes y otras recomendaciones fundamentales -Cambio dialogó- y así lo explicó Débora Cambrilla, médico especialista, Directora Técnica del Residencial SOL.
-¿Qué precauciones o que recomendaciones hay que tomar para los adultos mayores en la temporada de altas temperaturas?
-Las recomendaciones básicas que es muy importante tenerlas en cuenta son lograr una adecuada hidratación, como sabemos los adultos mayores no pueden termo regular bien el tema de la temperatura, entonces no producen esto de la transpiración que ocurre más en las personas jóvenes. Las recomendaciones y precauciones para la temporada de altas temperaturas son:
*Hidratación: no hay que esperar a tener sed para beber agua, ya que cuando aparece este mecanismo de alerta puede haber empezado la deshidratación. Se debe insistir en un buen aporte de líquidos, como agua, infusiones y zumos de frutas. Como alternativo al agua en ancianos con trastornos en la deglución, potenciar la hidratación con agua gelificada, espesantes, batidos de sabores, otra opción para mayores con deterioro cognitivo es consumir helado.
*Alimentación: comidas ligeras y bajas en sodio.
*Exposición solar: la franja horaria más calurosa es de 11.00 a 16.00 horas, por eso no se aconseja salir durante ese período de tiempo.
*Vitamina D: no hay que olvidar la importancia de tomar sol para favorecer el metabolismo de la vitamina D. Exponerse durante 20 minutos al día evitando las horas más calurosas.
*Ropa de verano: el uso de ropa de algodón y de color claro y que no sea ajustada.
*Accesorios para protegerse del sol: si vamos a estar expuestos al sol se recomienda llevar gorro y lentes de sol. En ancianos con movilidad reducida es importante no dejarlos expuestos al sol de forma prolongada.
*Ejercicio: un estilo de vida activa en adultos mayores puede ser beneficioso. Pero en verano hay que tomar la precaución de no realizar actividades que impliquen un esfuerzo y sudoración.
*Medidas en el domicilio: mantener la vivienda fresca y ventilada.
-¿Cuáles son los síntomas de un golpe de calor?
-Los primeros signos son: cefalea, ausencia de sudoración, boca seca, mareos, piel seca y roja, chuchos de frío. La medida más urgente es ingerir agua para hidratarnos enseguida y acudir a un sitio más fresco con sombra. Si no conseguimos revertir, precozmente puede provocar un fallo multiorgánico con consecuencias fatales. Es conveniente solicitar asistencia médica cuando el anciano se encuentra confuso o con depresión de conciencia, calambres musculares, náuseas y/o vómitos, experimenta convulsiones.
-¿Cómo influye la alimentación?
-La alimentación en épocas de calor es muy importante lo que consumen los abuelos esos días. Para no sufrir ninguna circunstancia no deseada los adultos mayores deben instaurar algunos hábitos en la dieta diaria. Aumentar la ingesta de líquidos, el agua es la bebida más recomendada. Esta ingesta debe realizarse espaciada en el tiempo. Hay que tener cuidado con las intoxicaciones, conviene ser muy cuidadoso con la conservación de los alimentos. Las frutas y las verduras para todos son muy recomendables, estamos aportando vitaminas, sales minerales y líquidos. Lo ideal es evitar alimentos extremadamente calóricos.

“A partir de los 65 años existe un mayor riesgo a sufrir deshidratación”

-¿Por qué los adultos mayores son más propensos al estrés por calor?
-En los adultos mayores aumenta el riesgo de sufrir golpes de calor, y cuando se dan, resultan muy complejos de detectar. Esto se explica debido a la alteración del centro de termorregulación con el envejecimiento, lo que produce menor sensación de calor, menor percepción de sed y por lo tanto esa necesidad de protegernos de las temperaturas excesivas. Igualmente a partir de los 65 años existe mayor posibilidad de deshidratación, sobre todo en personas con algunas de estas características; sobrepeso, enfermedades crónicas (diabetes, hipertensión, renales, entre otros), fármacos que propician la deshidratación, dependencia físicas y deterioro cognitivo.
-Estamos en verano y se realizan excursiones y paseos para los abuelos ¿Es recomendable que los realicen?
-Sí, pueden realizarlo asegurándose de que el lugar cuenta con los servicios que usted necesita, llevar un resumen de sus condiciones médicas y tratamientos eventuales. No olvidar su medicación para todo el período. Cuidar sus horas de sueño y enfocarse en descansar y disfrutar.
-¿Cuáles son los controles médicos de rutina que deben realizarse en esta época?
-Es importante realizarse controles médicos de; presión arterial, glicemia, peso, altura, e índice de masa corporal.
-La hidratación es importante. ¿Por qué?
-Es importante mantener una adecuada hidratación en el adulto mayor, a fin de evitar descompensaciones, ya que en época de verano el cambio de temperatura hace que aumente el requerimiento de líquidos, por lo necesitan una constante hidratación.
En caso la persona no pueda tomar mucho líquido, las dosis se pueden fraccionar en varias tomas más pequeñas durante el día.
Es muy importante mantener una vida social activa, visitar familiares que no ve hace tiempo.
Conocer nuevas personas y compartir. Es muy beneficioso para tener una buena salud mental.