viernes 27 de enero, 2023
  • 8 am

Discriminado con 4 años

Con tantas ilusiones un niño de 4 años empezó a concurrir a una Colonia de Vacaciones (Boomerang), ubicada en el Club Deportivo Artigas. Un día, tras llegar con él -como todos los días- sale a nuestro encuentro el encargado de la colonia y no le permite el ingreso. Aduce que el motivo es porque mi hijo, había mordido a otro niño y ellos no quieren perder clientes por su culpa. Tras este episodio, mi hijo se quedó llorando en la puerta de ingreso al club, porque un niño de 4 años no entiende estas razones. Además, no me llamaron nunca en forma privada para informarme de la situación y de la decisión que habían adoptado. Esperaron a que concurriera con mi hijo para no dejarlo pasar. Al margen de lo que ocurrió, que todos saben que un niño de 4 años a veces se comporta de una manera imperactiva, la pregunta que me hago como Mamá es: ¿Cómo es que los funcionarios de la colonia en cuestión están avalados para tener trato con niños? Porque no tuvieron ni un poco de “cintura” para abordar el tema. ¿O será que solo se manejan como quieren, con quién desean? Tras esta situación acá quedó un niño pequeño con sus ilusiones apagadas y una Mamá y un Papá con sus corazones rotos.
Alondra Figueroa