martes 25 de junio, 2024
  • 8 am

Llamativa contradicción del MSP en relación a los donantes de sangre vacunados contra covid

Por Carlos Arredondo
“La pandemia de SARS-CoV-2 covid-19 requirió en forma rápida de la implementación de distintas medidas de control. Desde que se conoció la secuencia genética completa del SARS-CoV-2 se inició el desarrollo de vacunas basadas en distintas plataformas, que vienen mostrando buenos perfiles de eficacia y seguridad, lo que motivó la aprobación de emergencia por parte de organismos internacionales y nacionales, y desde diciembre de 2020 su aplicación en varios países. Este proceso viene siendo seguido de cerca por los científicos en Uruguay”. El texto con el que comenzamos a redactar esta nota fue extraído de la sección “introducción y justificación” de un informe oficial – se puede descargar de la página de presidencia de la República- que tiene por título “Vacunas contra SARS-CoV-2 covid-19. Aportes para la consideración de su uso en Uruguay”.
DOCUMENTO
El documento fue redactado por el grupo Grupo ad – hoc a la Comisión Nacional Asesora de Vacunaciones, el que estuvo compuesto por técnicos especialistas del Ministerio de Salud, Facultad de Medicina, y el GACH. Fue desarrollado desde agosto de 2020 y si bien no especifica cuando culminó su redacción, fue publicado en la web presidencial, en febrero de 2021, unos días antes del comienzo de la vacunación masiva (finales de ese mes).
APROBACIÓN DE EMERGENCIA
En el documento queda claramente establecido que las vacunas contra el SARS COV 2 cuentan con “aprobación de emergencia”, por estar en una etapa experimental, “por parte de organismos internacionales”, hecho que lo han repetido hasta el hartazgo no solo los gobernantes, sino los científicos de todo el mundo, y a estas altura nadie tiene ninguna duda de eso, las vacunas contra el covid son experimentales y solo cuentan con una aprobación de emergencia. La aclaración viene a cuento debido a que una vez más el Ministerio de Salud Pública da respuestas a un pedido de información, realizado a través de la ley 18.331 (Ley de acceso a la información pública), presentado por el activista Fernando Vega Torrens, donde expone una información absolutamente contraria a lo establecido en el informe citado.
PEDIDO DE INFORMACIÓN
El 12 de diciembre del pasado año ingresó al Ministerio de Salud Publica el pedido de información realizado por el activista, donde entre otras cosas solicitaba saber; “¿Cuantos donadores de sangre fueron rechazados por está inoculados con una vacuna (Sinovac) o terapia génica ( PFIZER) y no haber cumplido el año de restricción que indica el decreto 385/2000 que regula las transfusiones, e indica la prohibición de aceptar donadores con vacunas experimentales y menos de doce meses de aplicación de dicha inoculación?”. La respuesta del ministerio no deja dudas a interpretaciones: “Consultada la Dirección General de la Salud, se informa: «Las vacunas utilizadas estaban aprobadas por la OMS, FDA y EMA, por lo cual no se consideran experimentales. Con respecto a la vacunación se utilizó la recomendación internacional por lo cual se diferían los donantes de sangre por 72 horas». Llamativamente, al momento de responder lo consultado, el MSP perdió totalmente de vista que los organismos internacionales citados habían aprobado la vacunación en calidad de emergencia (de forma experimental), no definitivamente, como claramente reza el informe con el que comenzamos esta nota.
N de R: El decreto 385/2000, en su artículo b.1.2.3. referido a inmunizaciones y vacunaciones se refiere a la inhabilitación para donar sangre y explica que es variable:
A) Inhabilitación por 24 horas: toxoides o vacunas a gérmenes muertos (difteria, tétanos, cólera, tifus, paratifus, influenza, coqueluche, poliomielitis Salk y hepatitis B no derivados del plasma).
B) Inhabilitación por dos semanas: sueros de origen animal o vacunas a virus atenuados (sarampión, parotiditis, fiebre amarilla y poliomielitis Sabin).
B) Inhabilitación por 1 (un) mes: rubéola.
D) Inhabilitación por 1 (un) año: vacunas en fase experimental, globulina hiperinmune para hepatitis B, vacuna contra la rabia (con antecedente de mordedura de animal rabioso), inmunizaciones pasivas).