sábado 22 de junio, 2024
  • 8 am

INIA: un espacio de investigación agropecuaria que busca el fortalecimiento de la actividad productiva

Por Melisa Ferradini.
La Estación Experimental de INIA Salto Grande cuenta con un área de 114 hectáreas, ubicadas en la Colonia Gestido en la zona de Salto Grande, a tres kilómetros de la Represa Hidroeléctrica del mismo nombre. En la misma desarrollan tareas técnicos y funcionarios como personal de apoyo, comprendiendo Secretaría, Servicios Auxiliares, Administración, Laboratoristas, etc. La misión es generar y adaptar conocimientos y tecnologías para contribuir al desarrollo sostenible del sector agropecuario y del país, teniendo en cuenta las políticas de Estado, la inclusión social y las demandas de los mercados y de los consumidores. Para conocer más CAMBIO dialogó con su Directora Regional, Ing. Agr. Mariana Espino donde nos detalla cómo es dirigirla, como es el capital humano que cuenta y como es la actividad en la estación experimental tan importante que desarrolla su actividad en nuestro departamento.
-¿Por qué eligió ser Ingeniera Agrónoma?
-Yo provengo de una familia agropecuaria. Mi abuelo tenía una empresa frutícola y vitícola o sea que me crie en un entorno agropecuario. Soy de Juanico, departamento de Canelones. Siempre estuve desde niña entre árboles frutales, viñedos, cosechando uvas, adentro de una bodega porque también hacíamos vinos. O sea que ese fue mi entorno natural. Sin embargo cuando fui estudiando no fui de las personas que tuviera claro desde niña que era lo que iba a ser de grande. De hecho pase por varias profesiones que quería ser. Cuando llego el momento de elegir en el liceo la orientación si la sabía que era biología lo que me gustaba. Al momento de seguir la carrera universitaria opté por la agronomía que era lo que a mí me gustaba mucho. La verdad que no me arrepiento era una alumna que tenía mucha facilidad para las distintas materias pero le tenía mucho amor a la biología, a las plantas y a los animales. Me incliné por la agronomía y después que uno comienza a estudiar y ve que en la vida profesional me ayudo el haber crecido en un ambiente agronómico. Es una fortaleza que uno tiene porque al menos en el ámbito más de producción vegetal intensiva que le llamamos a la fruticultura o la horticultura y los viñedos uno conoce la idiosincrasia de esos sectores. Familias que están atrás de esas empresas y te facilita el trabajo posterior en esos ámbitos.
-¿Cómo llegó a ser directora regional de INIA Salto Grande?
-Como todos uno pasa un camino. Primero siendo estudiante en la Facultad de Agronomía yo me involucré en la investigación como becaria en proyectos de investigación relacionados a la fisiología de los cítricos y de las plantas en aquel momento. Como funcionan y como responden a determinados tratamientos y como producen. Ahí fue como mi primera incursión en la investigación. Sin embargo tenía claro que quería trabajar en una empresa privada y conocer. Esa oportunidad se me dio en el año 2006 de poder integrar una empresa exportadora de citrus que se llama URUDOR que tiene su base en Paysandú donde están las instalaciones más grandes y en otros departamentos del país. Desde ese lugar comencé a vincularme por distintos temas con otras instituciones; con el INIA por la investigación, con INASE que es el Instituto de semilla, con MGAP Ministerio Ganadería Agricultura y Pesca. Con INIA comencé un vínculo a participar del Consejo Asesor Regional representando la visión de la citricultura con INIA Salto Grande específicamente. En el año 2017 se hace un llamado para cubrir el cargo de dirección regional, me presento se realiza el concurso y obtengo el cargo. Para mí ha sido un desafío muy grande y estoy muy agradecida a INIA por la oportunidad que me dio, el apoyo y la evolución que ha permitido porque es muy desafiante un cargo de dirección.
-Aunque es extenso el trabajo que realizan en la estación experimental. ¿Me puede resumir la actividad que realizan y cuáles son los objetivos de las mismas?
-INIA Salto Grande es una de las 5 estaciones experimentales que tiene el Instituto de Investigación Agropecuaria en el país. Específicamente en Salto Grande esta la base de investigación de citricultura, es el fuerte de esta estación experimental por la ubicación que tiene. En horticultura también. Hay otros temas con un poco menos de fuerza como es el riego, los cultivos extensivos en algunas pasturas y también algunas líneas en ganadería. El fuerte de esta experimental en cuanto a productos de investigación que generamos está relacionado a la citricultura y la horticultura.

“El INIA es una agencia de desarrollo del capital humano”

-¿Cómo es un día de trabajo y como se conforma el equipo que la acompaña?
-Las estaciones experimentales tienen un esquema donde hay un equipo de investigación que obviamente es el cerno de nuestro instituto. Pero ese equipo de investigación está apoyado y obviamente que puede realizar su trabajo si hay otros equipos trabajando. Desde la administración, la gestión, la comunicación y la transferencia. Todo el personal de apoyo a la investigación, el personal operativo.
Las regionales tienen campos experimentales donde se hace parte de la investigación ya sea de campo, invernáculo y laboratorios. Son pequeñas unidades de trabajo donde tienen que estar todas las áreas trabajando mancomunadamente para que: 1ero los productos se puedan hacer, el conocimiento, el desarrollo de las tecnologías. Que las ideas de los investigadores puedan realmente plasmarse en los trabajos concretos. Luego lo que es la difusión de esa tecnología de ese conocimiento y el proceso de trabajar con otros para transferir esas tecnologías. A nivel de INIA hay una gerencia de desarrollo de capital humano que mira a la persona, su desarrollo, las capacitaciones. Hay equipos de informática, de agro tics que hoy le toman más importancia porque hay que adecuar los conocimientos o las tecnologías a los usos actuales. En INIA Salto Grande que es la estación experimental más chica somos aproximadamente entre 60 a70 personas depende el momento del año.
-¿Cómo es la relación que mantiene INIA con otras instituciones públicas como entidades privadas?
-INIA lo que hace es apoyar o trabajar en conjunto con instituciones. Con el Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca seguro porque INIA es un Instituto Agropecuario entonces en un vamos en conjunto. Es quien nos mandata y ahí el apoyo es en las políticas públicas o en los protocolos cuando el Ministerio requiere un ajuste del mismo. En su fase técnica muchas veces se recurre a INIA para esos ajustes para apertura de mercado. Nos pasó por ejemplo en apertura de mercados de cítricos, vienen las auditorias, ven el desarrollo de alguna tecnología, saneamiento de una planta de citrus para que sea sana en todo eso damos apoyo al Ministerio.
Pero también son muy ricos los proyectos en que lo hacemos en conjunto con la institucionalidad y con el sector privado y tenemos varios ejemplos; uno de ellos y el que hoy está más conocido es por un enfermedad de los cítricos HLB el Juan Lombin es una enfermedad causada por un bacteria. Hay proyectos de investigación con otras instituciones como la Universidad de la República, también con ANI Agencia de Innovación y con el propio sector productivo UPEFRUY Unión de Productores Exportadores Citrícolas.
-¿Cuáles son los desafíos planteados para este 2023?
-Los desafíos de este año son varios y a distintos niveles. A la interna estamos redactando nuevos proyectos. Hay aperturas de líneas de proyectos entonces se está diseñando y estructurando esos nuevos proyectos, esas temáticas. Hay una oportunidad de trabajo ahí. También estamos a nivel del personal reorganizando la forma en que trabajamos, los equipo para mejorar y sobretodo poder trabajar mejor con la gente que tenemos. Estamos en un proceso de reorganización del trabajo interno.
Tenemos desafíos muy grandes en la citricultura con la detección de esta enfermedad llamada HLB, estamos trabajando mucho en este tema. Apoyando los servicios agrícolas del Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca y a todo el sector citrícola. A nivel de horticultura tenemos nuevos investigadores en la regional tanto que han venido recientemente en su formación en el exterior.