domingo 16 de junio, 2024
  • 8 am

Los perros de Armando: Vendidit fumum

Armando Guglielmone Educador canino – Instructor etólogo Representante de Ovejeros Alemanes Von Schutzmann Contacto: 098 539 682
La expresión vender humo se originó entre los años 222 y 235 d.C durante el gobierno del emperador romano Alejandro Severo. En aquel entonces existía un estafador llamado Vetronio Turino, quien aseguraba que mantenía fuertes lazos con las principales esferas del poder, incluso de mayor peso que Severo. Con ese cuento, vivía recolectando dinero a cambio de favores que nunca cumplía.
Los relatos de este falso influyente llegaron a oídos del emperador, así que enseguida sus súbditos atraparon a Turino y lo condenaron a la hoguera. Pero el emperador Severo fue más allá y ordenó que la fogata se hiciera con palos verdes para que generaran más humo y de esa manera muriera ahogado antes que quemado. Mientras tanto un pregonero anunciaba: “Fumo punitur, qui vendidit fumum” (que significa “Castigo con humo a quien vendió humo”). “Vender humo” actualmente quiere decir lo mismo que en los tiempos que gobernó el emperador Severo, es intentar sacar ventaja de otra persona a través de la promesa de algo que no será posible cumplir. Hoy en día, sobre todo con el uso generalizado de internet y todas sus plataformas se ha vuelto más frecuente que nunca esto, el vender humo, y el mundo que rodea a los perros no podía escapar de eso. Esta “venta de humo” debe contar siempre con el “comprador” adecuado para ser concretada, ya que al que entiende del tema le resulta obvio el engaño tras este intento de embaucar a los incautos. A diario veo personas relacionadas a los perros, ya sea a su cría y venta o al adiestramiento, principalmente este último, pregonando virtudes o capacidades personales que muy alejadas están de la realidad. En Europa y USA utilizan mayormente videos hechos de una manera casi siempre súper profesional en donde veo a los adiestradores haciendo cosas que considero normales y obvias al enseñar a un perro pero presentadas de una manera que seduce incautos. Ya viniéndonos para nuestra américa se torna todo más básico, muchas fotos en redes sociales que se adornan con descripciones fabulosas, noticias llenas de florituras sobre lo logrado por alguien y su perro o incluso algún video con muchos actores asociados que poco importan sobre el actuar del perro pero le dan un color que deslumbra al común espectador.
Hace un par de semanas vi un video del programa “Policías en acción” de Argentina donde se veían imágenes de un curso realizado para perros de unidades comandos, la cantidad de cosas inútiles e innecesarias que se pueden ver realizar a los perros, que no suman nada, por el contrario, restan a la labor, es increíble; incluso el encargado de dar el curso comete errores de novato que demuestran la impericia del mismo. El problema de esto es que todos esos cursillistas luego se toman una foto con armas, ropa camuflada y por supuesto el perro y así está pronto para salir a vender humo, muchas veces sin saberlo. Y así estamos, cuídese de creer todo lo que se ve con los ojos, recuerde que la hamburguesa que come en Mc Donald no se parece en nada a la de la publicidad.