sábado 2 de marzo, 2024
  • 8 am

“No le damos credenciales a lo que un narco pueda decir”

El actual senador y exministro del Interior, Luis Alberto Heber, fue consultado en rueda de prensa sobre el narcotraficante Sebastián Marset, quien es buscado por Interpol y las autoridades policiales de al menos cinco países. De este modo, Heber, que renunció a su cargo luego de la polémica que desató la entrega de un pasaporte al narcotraficante que ahora está prófugo, dijo sobre Marset: “No me parece que tengamos que darle autoridad para considerar lo que son sus opiniones”. Las declaraciones de Heber llegan después de la entrevista que Patricia Martín, periodista de Santo y seña, le realizó al narcotraficante. “Yo respeto mucho el trabajo periodístico, en este caso el que se realizó por un programa del Canal 4, nosotros no le damos credenciales a lo que un narcotraficante pueda decir sobre otras figuras, ministerios, otros países ni del nuestro”, expresó. Si bien Heber reconoció que Marset “no dijo nada en contra” de Uruguay y sus autoridades, no le da “las credenciales para poder referirse [al país] porque es quien rompe muchos hogares y familias distribuyendo la droga y matando gente”.
NO SE VA A ENTREGAR
Este domingo Santo y seña emitió la segunda parte de la entrevista realizada por la periodista Patricia Martín al narcotraficante uruguayo Sebastián Marset. “Sigan buscando que no voy a entregarme nunca”, dijo en la segunda entrega del reportaje. “Me crie en Piedras Blancas, viví en La Blanqueada un tiempo. Mis padres se separaron, no me gustó. Estudié hasta tercero de liceo, con buenas notas”, contó, y mencionó que su materia favorita era Matemáticas. Consultado al respecto, sostuvo que tiene “temor y respeto a Dios”, pero “miedo a nada”. “Dios siempre me ha ayudado, cuidándome”, agregó. También dijo que es “apasionado por el fútbol” y que nunca estuvo metido en un equipo «por lavar dinero”. “Creo ser buen padre, buen compañero. Muero por mis hijos, por mi mujer”, señaló. En ese sentido, dijo que es muy “familiero”. “Si salgo a algún lado, 6 o 7 de la tarde vuelvo”, ejemplificó. “Mis hijos lo viven normal, van al colegio y tienen sus actividades. Ahora no están yendo al colegio, pero papá y mamá les enseñan”, explicó. Además, se refirió a su vida en Uruguay. “Se extraña el país de uno, extraño el dulce de leche Conaprole», ejemplificó riendo.
QUERÍA DECIR SU VERDAD
Con respecto a la posibilidad de tener una “vida nueva”, respondió: “Me encantaría, sueño con ese momento de volver a tener una vida normal, todavía me queda mucho por vivir”. También explicó, tras ser consultado sobre ello, que le gusta hacer donaciones anónimas a distintas fundaciones. “Cuando hubo lo del covid, yo mismo salía a hacer surtidos y a repartir a quienes los necesitaban”, indicó. “Es difícil entender quién soy yo, me juzgan demasiado sin saber. Hasta el día de hoy, no me arrepiento de nada”, aseguró. Durante la entrevista, Martín le planteó a Marset le preguntó si hoy, con la experiencia de lo sucedido en su vida, volvería a escoger el camino del narcotráfico. “La verdad que no, hubiera pintado autos», respondió. “Extraño un fútbol con amigos, un asado con la familia en fin de semana”, comentó, remarcando el discurso de hombre de familia que sostuvo durante todo el reportaje. “Para mi está Dios y la familia, después todo el resto”, manifestó. Marset también dijo que “las personas que hacen su trabajo están en lo correcto”, por eso no se “mete” con periodistas ni fiscales ni “con nadie”. “Yo hago lo mío y cada uno tiene su trabajo”, expresó. También reiteró que confía en la Justicia de Uruguay. Acerca de por qué quiso dar la entrevista, el narco fue sucinto. “Quería decir mi verdad”, sostuvo.