lunes 4 de marzo, 2024
  • 8 am

Apnea del sueño

Colegio Médico del Uruguay
Por

Colegio Médico del Uruguay

157 opiniones

Dra. María Jesús Puche
Consejera Regional Norte del CMU
La apnea del sueño es un trastorno del sueño caracterizado por interrupciones temporales y repetitivas de la respiración durante el sueño. Estas interrupciones se deben a la obstrucción de las vías respiratorias o a la falta de esfuerzo respiratorio. Hay tres tipos principales de apnea del sueño: Apnea obstructiva del sueño (AOS): Es el tipo más común de apnea del sueño. Ocurre cuando los músculos de la garganta se relajan excesivamente, bloqueando parcial o completamente las vías respiratorias. La persona afectada puede hacer sonidos de ronquidos fuertes o incluso dejar de respirar durante breves períodos.
Apnea central del sueño (ACS): Este tipo de apnea del sueño está relacionado con la falta de esfuerzo respiratorio, pero no hay obstrucción física de las vías respiratorias. En lugar de eso, el cerebro no envía las señales adecuadas a los músculos que controlan la respiración.
Apnea mixta del sueño: Este tipo es una combinación de la apnea obstructiva del sueño y la apnea central del sueño.
Los síntomas más comunes de la apnea del sueño incluyen:
• Ronquidos fuertes: Especialmente en el caso de la apnea obstructiva del sueño.
• Pausas en la respiración: Observadas por un compañero de cama.
• Somnolencia diurna excesiva: La interrupción constante del sueño afecta la calidad del descanso nocturno, lo que puede llevar a somnolencia durante el día.
• Problemas de concentración y memoria: Debido a la falta de sueño reparador.
• Irritabilidad y cambios en el estado de ánimo: La falta de sueño puede afectar negativamente el estado de ánimo y la capacidad para manejar el estrés.
• Dolores de cabeza matutinos: Relacionados con la falta de oxígeno durante la noche.
Es importante abordar la apnea del sueño porque puede tener consecuencias graves para la salud, como aumento del riesgo de enfermedades cardiovasculares, hipertensión, diabetes y problemas de salud mental.
El tratamiento puede incluir cambios en el estilo de vida, como la pérdida de peso y cambios en la posición al dormir, así como el uso de dispositivos de presión positiva continua en las vías respiratorias (CPAP) o en casos más graves, cirugía. La evaluación y el tratamiento deben ser realizados por profesionales de la salud especializados en trastornos del sueño. Si sospechas que puedes tener apnea del sueño, es recomendable consultar a un médico.