lunes 4 de marzo, 2024
  • 8 am

Presidente del sindicato asegura que el policía que se quitó la vida sufría persecución por parte del comando

Por Andrés Torterola
Dos meses después del suicidio del agente Martín Bortagaray, ocurrido en el mes de octubre del 2023, se suicidó el 22 de diciembre el cabo Jorge Leivas, ambos pertenecientes a Jefatura de Policía de Salto. CAMBIO entrevistó a la presidente del Sindicato de Funcionarios Policiales de Montevideo y Uruguay (SIFPOM) Patricia Noy, quien dijo que tenía conocimiento que el policía que se suicidó en el mes de diciembre sufría problemas familiares, pero afirmó que había cierta persecución por parte del comando como traslados, cambios de horarios y además tenía una problemática económica, el sindicato lo iba a ayudar con una canasta.
FALTA DE EMPATÍA
Noy dijo que “lo que se ve por parte de las autoridades es la falta de empatía con el personal, muchas veces cuando los policías están pasando por distintos problemas, parecería que el personal subalterno es solamente un número, que nada más ocupa el servicio y no les importa la persona, más allá de lo que se pueda abordar en cuanto a la atención en un centro de emergencia, estaría bueno que los jerarcas tengan más sensibilidad y mejor abordaje a aquellos efectivos que están en situaciones difíciles de sus vidas”.
LOS JERARCAS NO SE SUICIDAN
De los 15 policías que se quitaron la vida en el 2023 en todo el país, ninguno era oficial, “la falta de empatía por parte del comando, y cuando digo comando no me refiero solamente a los altos mandos del ministerio, sino que muchas veces los mandos medios carecen de comprensión. La policía siempre actuó a través de un régimen “verticalario” donde los sub alternos deben cumplir órdenes, generalmente los oficiales mandan y no reparan en ciertas situaciones”. Seguimos teniendo muchas persecuciones laborales a los compañeros, pero la oficialidad nueva viene con otra mentalidad. El sub alterno, el que está en la calle es el que más trabaja, los oficiales nuevos están siendo destinados a la actividad de calle por ese motivo tienen más afinidad y saben lo que sufren los sub alternos en la calle. Todavía tenemos mentes retrogradas de la época que el policía no tenía derechos y solamente tenía que cumplir órdenes sin importar nada más y eso lleva a todo tipo de abusos y persecuciones laborales”, agregó Noy.
SANCIONES Y PERSECUCIÓN
En la charla de salud mental organizada por el sindicato policial de Salto participaron 12 personas de las que solamente 9 eran policías, al ser consultada a qué se debe esta situación la presidente de SIFPOM dijo que “existe miedo porque muchas veces los policías son amenazados por concurrir a actividades organizadas por el sindicato, ya que posteriormente los sancionan o los persiguen, esas situaciones generan cierto miedo en los compañeros. Existe el dicho “divide y reinaras” y nosotros siempre apostamos a la unidad de los compañeros por eso es importante que cuando se detecta a un funcionario policial que está mal, la forma de actuar es acercarse y buscar ayuda”, concluyó Noy.