miércoles 24 de abril, 2024
  • 8 am

Nancy Borghi: “aún resta mucho camino por andar en términos de igualdad, pero se han visto señales claras”

Nancy Borghi, Directora de Aldeas Infantiles S.O.S en Salto, en dialogó con CAMBIO expresó el rol de la mujer en la sociedad, violencia de género en niños y adolescentes en el Día de la Mujer.
VIOLENCIA DE
GÉNERO
Como bien sabemos, la desigualdad histórica de poder entre mujeres y varones se traduce en entornos que generan violencia económica, emocional, física y simbólica, y repercute en la crianza de niñas, niños y adolescentes.
Los niños, las niñas y los/as adolescentes que viven en entornos en los que las desigualdades de género se expresan en acciones violentas son víctimas directas de violencia. Esto repercute en su crianza y desarrollo e incluso puede derivar en la pérdida de cuidado familiar y su ingreso al sistema de protección. En este sentido, tanto desde nuestro servicio de
Cuidado Alternativo
(en el que trabajamos
tanto con familias como con niños, niñas y adolescentes que han perdido el cuidado familiar) como desde nuestro servicio de Cuidado y Desarrollo Infantil (a través del que gestionamos 11 CAIF y 1 Club de Niños, este
último en Salto justamente) trabajamos arduamente en el acompañamiento de las familias, para revertir las causas que originaron la separación familiar (en el caso de que la hubiera) y para fortalecer sus capacidades de
cuidado, siempre desde
una perspectiva de género y generaciones.
ROL DE LA MUJER
“Creemos que, si bien resta mucho camino por andar en términos de igualdad, uno de los aspectos positivos de la actualidad es que hay una reflexión profunda sobre temas que antes se encontraban naturalizados y que se imponían como la única realidad posible. Es importante valorar que se estén dando algunos debates y discusiones en torno a las desigualdades de género, a la violencia que esta genera y que repercute especialmente sobre las mujeres y también sobre las infancias y las adolescencias. Sin embargo, sostenemos que sería fundamental avanzar en algunos temas clave, como la alta feminización de los cuidados, y entendemos que para revertir este fenómeno es necesario que existan las condiciones materiales y culturales para ejercer una corresponsabilidad real. Para este y todos los desafíos que restan, debemos avanzar hacia un cambio social y cultural que permita a todos los niveles que mujeres, varones y otras identidades tengan no solo los mismos derechos, sino las mismas oportunidades”.