miércoles 24 de abril, 2024
  • 8 am

Obispo de Salto convoca a los católicos a reflexionar junto a la resurrección de Cristo

En diálogo con CAMBIO, el Obispo de Salto, Mons. Arturo Fajardo, emitió el mensaje de este año para Semana Santa. “Este es el saludo de estos días en que revivimos los misterios centrales de nuestra fe, es un anuncio de esperanza en medio de la guerra la violencia, la inseguridad las dificultades familiares y laborales” expresó. “Les anuncio la Buena Nueva de que la promesa hecha a los padres la ha cumplido en nosotros, los hijos, al resucitar a Jesús” (Hch 13,32-33) “La resurrección de Jesús es la verdad culminante de nuestra fe en Cristo, creída y vivida por la primera comunidad como verdad central, trasmitida como fundamental por la Tradición, establecida por los documentos del Nuevo Testamento, predicada como parte esencial del Misterio pascual al mismo tiempo que la Cruz” dijo. “Somos testigos de la entrega del Señor que nos amó hasta el extremo “no hay amor más grande que dar la vida por los amigos” añadió. “Pascuas es una fiesta que tiene un origen agrícola, después se convirtió en una fiesta que tiene una raíz histórica de liberación del pueblo de Israel, de la esclavitud del faraón de Egipto, y es una invitación a salir de todo aquello que nos oprime en lo personal, en lo social y comunitario” agregó.
AMOR, AMISTAD Y ALEGRÍA
“Resumo en tres palabras lo vivido estos días, amor, amistad y alegría” expresó y explicó:
Amor: Dios es amor, y quien permanece en el amor permanece en Dios, me amo y se entrego a la muerte por mi”
Amistad: “ya no los llamo siervos los llamo amigos”, nuestra vida cristiana será un constante crecer en esa amistad que nos lleva a la vida, Él es el camino de la verdad y la vida.
Alegría: es lo que vivieron los primeros discípulos en la pascua “se llenaron de alegría al ver al Señor “, nosotros también queremos vivir según la pascua y suscitar en otros la fascinación por el evangelio. “Le pedimos al Señor que caminando juntos, pueblo peregrino testigos de esperanza, redescubramos en este tiempo la belleza de ser cristianos y comuniquemos por desborde de gratitud y alegría el don del encuentro con Jesucristo. Felices Pascuas, con mi saludo y mi bendición” finalizó.