lunes 20 de mayo, 2024
  • 8 am

Grave: el 80% de las panaderías en Salto operan en clandestinidad e informalidad

Por Andrés Torterola
Los convenios salariales son acuerdos trilaterales que implican al Ministerio de Trabajo, los industriales panaderos congregados en el Centro de Industriales Panaderos del Uruguay (CIPU) y un representante de los trabajadores. En estos convenios se establecen las normas laborales, las comisiones, los salarios y los beneficios para todas las partes involucradas. Dichos convenios tienen validez hasta que se renueven en el próximo ciclo, que debería ocurrir este año. Cuando se respetan los términos acordados, la relación laboral suele ser armoniosa, pero recientemente se ha informado que los convenios han expirado debido al incumplimiento, lo que podría desencadenar conflictos en el horizonte cercano.
PLANTAS INDUSTRIALES
Sergio Pintos, miembro del Sindicato de Panaderos y Afines de Salto, en diálogo con CAMBIO, también abordó el tema de las plantas de elaboración industrial establecidas en la ciudad de Salto. Se refirió específicamente a dos ubicadas en el barrio Burton y en la zona del By Pass. Estas instalaciones, además de requerir la habilitación municipal, deben contar con la autorización del Ministerio de Salud Pública debido a su elevado nivel de producción. En estos casos, es crucial que las fórmulas de elaboración se mantengan consistentes, además de cumplir con normas estrictas de seguridad y control técnico. Los trabajadores de estas plantas deben recibir un régimen salarial diferenciado, generalmente más elevado. Este asunto fue discutido en Montevideo antes de que finalizara el año pasado.
SITUACIÓN INCAMBIADA
Pintos mencionó que hay alrededor de 800 panaderías en Salto. De estas, aproximadamente 400 estaban bajo la fiscalización de la intendencia, lo que indicaba que muchas otras operaban de manera clandestina. Se llegó a la conclusión que un 80% de las panaderías en Salto estaban en situación de clandestinidad, ilegalidad o informalidad, según una investigación realizada por diversas instituciones cuyos resultados fueron presentados en la Universidad Católica de Uruguay. Es probable que la situación haya empeorado, ya que, según el nivel de desempleo, es común encontrar productos alimenticios en almacenes o supermercados de barrio que carecen de la rotulación adecuada. Además, es difícil identificar quién es el responsable de su elaboración.