jueves 30 de mayo, 2024
  • 8 am

Romina, Yamandú y “el no todo vale”

Pablo Vela
Por

Pablo Vela

65 opiniones

Dr. Pablo D. Vela Gadea
Últimas semanas previas a las elecciones internas de los Partidos Políticos de nuestro país, que como era de esperarse nos van a ir dejando noticias, novedades, eventos de todo tipo y color. Por lo pronto uno de los que más ruido hizo fue la confirmación de que una denuncia que se realizara contra uno de los pre candidatos presidenciables que se pondrán a consideración de la ciudadanía el próximo 30 de junio, era falsa.
La denuncia que se presentara contra Yamandú Orsi, pre candidato del Frente Amplio, resultó falsa. No existió nada de lo que se dijo respecto a un supuesto encuentro con una chica travesti ni todos los detalles que se agregaron a la denuncia que “respaldaba” Romina Celeste, conocida por otras apariciones públicas, supuesta adherente del Partido Nacional.
Primer apunte: sumados a los dichos del Diputado Zubía, la presunción de inocencia siempre marcó los dichos de nuestro sector sobre el asunto y su rápido esclarecimiento arroja tranquilidad por lo pronto respecto a la denuncia realizada pero no repara el daño causado a la persona de Orsi, su familia, amigos y seguidores. Claro como siempre el Dr. Zubía, ni condena social, ni juicio en los medios, antes de ello pruebas, pruebas y más pruebas donde se deben presentar.
Segundo detalle: sorprendió la salida de actores políticos de primera línea, de segunda línea y de los que van más al fondo, pidiendo, casi exhortando a que se llevara adelante una campaña electoral “limpia”. Sorprendió porque al menos a nivel local, quienes lo piden son los que agitan situaciones personales de otros candidatos, abusan de sus situaciones hoy privilegiadas prometiendo cosas a salteños que no la están pasando bien. De hecho ya son de público conocimiento situaciones donde fehacientemente se acredita el intercambio de voto o militancia por algo a cambio. ¿Ahí ya no se defiende el “no todo vale”? ¿Acaso abusarse de situaciones personales de salteños no equivale a una campaña sucia?. Otra vez la doble moral presente en la política salteña.
Por último, en un rápido “análisis” del hecho que se llevó la semana política que culminó, debemos pecar de reiterativos: otra vez Zubía adelantó consecuencias de una mala legislación. La ley 19.580 (Ley de violencia hacia las mujeres basada en género) ha dejado servida la posibilidad de mentir sin consecuencias para quién miente y por sobre todas las cosas sin necesidad de prueba alguna. La mujer denunciante miente y que las consecuencias las paguen otros, con o sin responsabilidad pero otros.
Claro está, que las medidas para la protección de la mujer en los casos que por supuesto que existen de violencia, abuso o agresión del hombre deben estar y hasta si se quiere endurecerse pero estamos ante una ley que viola varios principios constitucionales y otra vez Zubía es quien ha presentado un proyecto de ley que duerme en la Comisión correspondiente de la Cámara de Diputados, buscando modificar las injusticias que hoy existen.
Injusticias que no solo pagan aquellos denunciados que son inocentes sino que hoy en día cientos y cientos de niños, hijos de denunciante y denunciado sufren daños a veces irreparables por las medidas que deben tomar los Jueces que reciben este tipo de casos amparados en la ley 19.580 (por ejemplo la perdida de vínculo padre-hijo) que seguiremos buscando modificar.
Bien por Orsi, aguantó estoico una embestida ordinaria y desleal. Mal por los que claman por una campaña “limpia” cuando viven de las campañas “sucias”. Otra vez Zubía, con la experiencia de casi 40 años en Fiscalía, no solo criticando, proponiendo soluciones que parece que ahora sí van a tener tratamiento.
Lamentablemente pasó aquello de que “hasta que no le toque a uno mismo o a uno de los tuyos” no se toma en serio los planteos de otros.