lunes 20 de mayo, 2024
  • 8 am

Latidos

GARITA EN BASURAL
La garita de ómnibus que está ubicada en avenida Harriague casi Beltrán, está justo donde hay un terreno baldío que mucha gente lo usa de basurero. Ante este un lector que además es usuario del servicio de ómnibus local -por tanto usa esa garita- dijo que “más allá de que por la mugre que hay es impenetrable, ni que hablar del mal olor que emana del lugar”, dijo. Agrega que pegado al baldío está además la Casa de las Empanadas que son quienes más lo sufren. “A los fondos del baldío corre el Ceibalito, donde he visto hasta un sofá tirado en el curso del agua”, sostuvo.
PLAZA DE DEPORTES
Una joven abuela dijo estar de acuerdo con un Latido, publicado hace varios días, sobre la situación en Plaza de Deportes. “La verdad es que hay escasa iluminación, residuos en las veredas y en la calle y las aceras están descuidadas” comentó. También la preocupa la sensación de inseguridad que le genera la cantidad de personas que, durante horas de la noche, se ubican en distintos lugares de la zona. A su vez, solicita que haya “más cebras. Son muchas las personas mayores y niños que transitan por los alrededores de la plaza. Dado que el tránsito es muy intenso, sería deseable que hubiera más lugares habilitados para que los peatones puedan cruzar con mayor tranquilidad y seguridad”.
TERMAS
Una familia concurrió a Termas del Daymán, uno de estos días de bajas temperaturas. “La verdad es que hace tiempo que no íbamos y me sorprendió ver el entorno tan lindo, tan limpio”, dijo la señora. “El predio termal municipal está muy bien cuidado, pero, lo que extrañé fue la falta de las piscinas cerradas. Ese día, estaba frío y lo sentimos. ¿Cuándo volverán las piscinas cubiertas? Hay que pensar que en poco menos de dos meses se vienen las vacaciones de invierno”, recordó.
BASURA
Un hombre, recién jubilado, se entretiene -dicho por el mismo- caminando por las calles de la ciudad y eso le permite ser espectador de ciertas actitudes de la gente. “Me molesta ver a las personas tirar residuos en las veredas y en las calles. El otro día, una señora abrió un paquete de alfajor y tiró el envoltorio en la vereda; lo mismo hicieron dos adolescentes, que estaban sentadas en un zaguán comiendo papitas. También vi al conductor de una camioneta de alta gama tirar un pequeño envase de refresco, mientras circulaba por una calle céntrica”, relata.
ECO
Un ciudadano dijo que teniendo en cuenta la fuerza de verdad que cada vez más adquieren las personas que se expresan en las redes sociales, a través de elucubrados discursos sobre la más diversa materia, se le vino a la memoria palabras de un eximio filósofo, semiólogo y escritor italiano: Umberto Eco. “Dijo alguna vez, palabras más, palabras menos: Gracias a internet, el más tonto del pueblo se cree dueño de la verdad”. Comentó que estas personas de hoy son aquellos que “primero hablaban solo en el bar, después de un vaso de vino, sin dañar a la comunidad. Eran silenciados rápidamente y ahora tienen el mismo derecho a hablar que un premio Nobel”.
BIBLIOTECA
Un hombre comenta que a su hijo de 12 años le gusta leer. “En más de una oportunidad, me pidió hacerse socio de la Biblioteca Departamental Felisa Lisasola. Cuando decidimos ir, nos encontramos que estaba cerrada. El horario finaliza a las 15.45. Aunque lo asocie, no puede concurrir porque sale de estudiar a las 16 horas. De todas maneras, al ser un servicio público, debería tener un horario más extendido, sobre todo en momentos que hay quejas ya no se lee como antes. ¿Dónde quedó aquello que hay que invertir en educación y cultura?”.