martes 25 de junio, 2024
  • 8 am

¿Bipolaridad o temores de Germán Coutinho?

Dr. Pablo Perna
Por

Dr. Pablo Perna

150 opiniones

Por Pablo Perna
Coutinho en el mes de diciembre de 2023 en el programa conducido por Valeria Giovanoni Honsi y Daniel Caiazzo manifestaba: “sí es verdad que le he dicho al Comité Ejecutivo de Vamos Salto que para mí… yo soy contraproducente para mi propio sector si soy el candidato”. Pero a los dos meses siguientes cambia de opinión y en el mismo programa en el mes de febrero de 2024 manifestaba enérgicamente: “Si gano la interna del 30 de junio voy a ser el candidato a intendente”, le repregunta Caiazzo: “¿eso no está en discusión?”, lo que le vuelve a reafirmar enfáticamente: “¡eso no está en discusión!, para eso son las internas, ¡si gano soy el candidato a intendente!”. Pero sorprendentemente esta semana vuelve a cambiar por tercera vez de opinión cuando es entrevistado por Martin Giovanoni, que le pregunta: “¿el 30 de junio el Partido Colorado no va a tener un candidato a la Intendencia?”, responde: “¡y no!”, le vuelve a repreguntar: “¿tampoco la Convención del Partido Colorado va a elegir su representante dentro de la Coalición?”. lo que vuelve a responderle: “¡y no!, porque lo que tiene que haber es un acuerdo político para que eso pase”.
¿Como un líder político, que ha sido intendente del departamento de Salto, actualmente Senador de la República y que pretenda postularse electoralmente y no sabemos todavía a qué, pueda en un plazo de 5 meses cambiar tan drásticamente tres veces de opinión? Desde el 19 de enero de 2023 reunidos en Punta del Este, Carlos Albisu y el protagonista de esta columna, ambos comenzaron a tramar la Coalición en Salto, donde los dos colgaron en sus respectivas redes sociales la foto de la reunión, donde se los veía distendidos y con onda veraniega, expresando que en Salto ya había Coalición: ¿qué pudo haber cambiado de esa foto hasta el día de hoy?
¿A que le tiene miedo Coutinho?, el líder supremo de Vamos Salto no dice toda la verdad y confunde al votante, el 30 de junio se elige conforme a lo dispuesto en las Disposiciones Transitorias y Especiales de la Constitución de la República, en su apartado “w”, los convencionales departamentales que designarán al candidato a Intendente por cada departamento. Como por primera vez en la historia se creará en Salto un partido nuevo que permita sumar los votos entre los candidatos únicos a la intendencia del Partido Colorado, Nacional y Cabildo Abierto, cada uno de estos deberá informarle al partido Coalición Republicana y este deberá acatar, quien será los candidatos únicos a la Intendencia por sus respectivos partidos. Por lo que en Salto el Partido Colorado elegirá el 30 de junio quien será el candidato único a la Intendencia de Salto, quiera o no Germán Coutinho y se lo comunicará a la Coalición Republicana que deberá acatar sin objeciones.
¿Pero porque evade Coutinho responder de forma clara y sin evasivas esta pregunta?, claramente Coutinho tiene miedo de perder las elecciones con Marcelo Malaquina, su único rival en las internas partidarias y que conforme a todas las encuestas lo doblega en votos. En caso de ser una elección con resultados holgados, cada uno sabrá lo que tiene que hacer, pero en caso de que sea una elección pareja, está claro que Coutinho pretenderá realizar “acuerdos políticos” para que convencionales que no son de su sector, voten conforme a su conveniencias, tal como lo ha dejado entrever en su última nota periodística.
Lo más sano para que no suceda este clientelismo, Malaquina ya se ha manifestado que es la voluntad de su sector que el que obtenga un voto de más en las urnas el 30 de junio, mandatará a la Convención para que elija a éste como candidato único a la Intendencia, posición que compartió en un momento Coutinho, pero ante sus cambios de ánimos constantes pone de rehén a muchos colorados pretendiendo confundir al electorado. El que manifiesta una y otra vez en todos los medios de comunicación que asiste, de que él es el más ganador de todos, pareciera que se acobarda, perdiendo el lustre e hidalguía que una vez de joven supo tener y que por ese motivo lo seguíamos, pero queda claro que ya no es el mismo.