sábado 15 de junio, 2024
  • 8 am

Cremación: un método que aumenta y que genera dudas a la hora de decidir de acuerdo a la religión

Por Andrés Torterola
La Iglesia no promueve la cremación, pero la acepta. Lo que solicita a la población es que las cenizas no se dispersen ni se dividan. Hay diversas prácticas entre las personas; por ejemplo, algunos ciudadanos esparcen las cenizas de sus familiares en ríos o las dispersan en la tierra. Se respeta esta decisión, que es personal, pero la Iglesia recomienda y solicita que las cenizas se mantengan en un solo lugar.
Así se expresó el Padre José García en respuesta a las consultas de CAMBIO sobre este tema tan delicado en nuestra sociedad.
DIFERENTES
FORMAS
Es comprensible que las personas tengan diferentes formas de honrar y recordar a sus seres queridos después de la cremación.
Algunos eligen esparcir las cenizas en la naturaleza, como en ríos o en la tierra, como un acto de conexión con la naturaleza o en cumplimiento de deseos expresados por el difunto. Sin embargo, la Iglesia sugiere que, incluso en estas prácticas, se conserve un lugar específico donde las cenizas puedan reposar, permitiendo así un espacio sagrado para la memoria y la reflexión.
CENIZARIOS COMUNES
“La idea es que el lugar de reposo de las cenizas esté claramente identificado, de modo que los familiares puedan visitarlo y evitar confusiones con las cenizas de otras personas.
Aunque en algunos lugares se utilizan columbarios comunes, donde se lleva un registro de las cenizas, como en la basílica de Paysandú”, según indicó el Padre García.
“Algunas familias optan por dividir las cenizas entre varios lugares, pero la Iglesia sugiere evitar esta práctica. Aunque no impone sanciones, recomienda no hacerlo y tampoco tener las cenizas en casa.
Algunas personas construyen pequeñas capillas en sus terrenos para guardar las cenizas, mientras que otras las conservan en dormitorios o habitaciones, lo cual es otro aspecto a considerar”.
VISITAS MENOS COMUNES
La Iglesia no promueve la cremación, aunque la acepta de manera habitual. Aunque prefiere la sepultura del cuerpo, la cremación es perfectamente aceptable como opción personal o familiar. No hay ninguna prohibición explícita por parte de la Iglesia, como tirar o distribuir las cenizas, pero sugiere evitarlo. Esto se debe a que estas acciones pueden reflejar creencias sobre la vida después de la muerte o una visión de que la muerte es el fin de todo. Además, hay quienes eligen la cremación por razones de simplificación, ya sea porque carecen de familiares cercanos o porque la práctica del culto y las visitas al cementerio son menos comunes en la actualidad que en tiempos pasados.
CENIZARIOS
EN SALTO
El Padre García mencionó que se ha considerado la creación de cenizarios en varias ocasiones, aunque aún no se ha materializado un proyecto concreto al respecto. La idea surge de la inquietud expresada por algunas personas, con el propósito de ofrecer una solución que permita a las personas disponer de un lugar donde depositar las cenizas de sus seres queridos.